Un voluntario de la diócesis, detenido por el incendio de la catedral de Nantes, posteriormente ha sido puesto en libertad sin cargos

Un hombre se encuentra detenido en la investigación abierta por el posible origen provocado del incendio que se produjo este sábado en la catedral de Nantes, indicó este domingo el fiscal de la ciudad francesa, Pierre Sennes.

El detenido, que tiene una treintena de años y realiza labores de voluntariado para la diócesis, se tenía que encargar de cerrar la catedral este viernes por la noche, indicó la emisora France Info.

Se encuentra bajo arresto desde el mediodía de este sábado y la Policía quiere aclarar las incoherencias en las explicaciones que ha dado sobre su empleo del tiempo y sobre cómo cerró la basílica.

Sennes insistió en mostrarse prudente y en señalar que es prematuro sacar conclusiones de este elemento de la investigación.

El fiscal decidió la apertura de una investigación por incendio voluntario porque los bomberos al llegar a la catedral San Pedro y San Pablo alertados por personas que vieron el edificio en llamas se encontraron con tres focos diferentes de fuego, uno en el órgano y otros dos en la nave.

A partir de las primeras pesquisas realizadas, no se han encontrado muestras de que se forzara el acceso.

Los bomberos consiguieron controlar al cabo de pocas horas el incendio, que aunque no ha puesto en peligro los elementos estructurales de la catedral, calcinó completamente el gran órgano y provocó daños irreparables en algunos otros elementos, como un cuadro de del pintor del siglo XIX Hippolyte Flandrin.

En libertad sin cargos el detenido por el incendio de la catedral de Nantes

El hombre detenido el sábado por su presunta relación con el incendio que ese día se produjo en la catedral de la ciudad francesa de Nantes quedó en libertad sin cargos esta madrugada, explicó el fiscal de la ciudad francesa, Pierre Sennès.

Su abogado, Quentin Chabert, había insistido desde que se conoció su arresto en que no había ningún elemento que lo vinculara al incendio, que se sospecha pudo ser provocado, ya que los bomberos al llegar a la catedral se encontraron con tres focos diferentes de fuego en puntos muy alejados.

En declaraciones al diario «Presse Océan», Sennès afirmó que «no está implicado en la comisión de los hechos».

El hombre es un refugiado ruandés de 39 años que realizaba labores de voluntario en la basílica y que se había encargado de cerrarla el viernes por la noche.

Los investigadores lo interrogaron bajo arresto porque querían aclarar algunas informaciones que había dado, que les parecían incoherentes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...