Un tribunal alemán condena la circuncisión por motivos religiosos

Indignación en la comunidad judía de Alemania, que considera la sentencia un ataque «gravísimo y sin precedentes» a la libertad religiosa

La comunidad judía alemana está indignada por la decisión de un tribunal de Colonia de condenar la circuncisión por motivos religiosos. En una sentencia que sienta jurisprudencia, la última instancia judicial de Colonia estableció que con la circuncisión “el cuerpo del niño sufre una modificación duradera e irreparable”, y que por tanto “es contraria a los derechos del niño, que debe decidir más tarde por sí mismo la pertenencia a una religión”.

Uno de los aspectos más sorprendentes de la sentencia es que no se prohíbe la circuncisión del niño por motivos médicos. No podía ser menos. Según la Organización Mundial de la Salud, el 30 por ciento de los varones de menos de 15 años están circuncidados, y esa práctica es casi automática en Estados Unidos por razones de higiene.

La sentencia del tribunal de Colonia se refiere al caso de un niño musulmán, y por eso explica en su argumentación que será el niño el que deberá decidir en su momento si quiere circuncidarse “como signo visible de su pertenencia al islam”. No obstante, la circuncisión, muy extendida entre los musulmanes, no aparece en el Corán y no es preceptiva en esa religión, salvo para una de las cuatro escuelas suníes.

La decisión del tribunal de Colonia sí hace mella, por muchos motivos, en la comunidad judía, que establece la circuncisión como preceptiva a los ocho días del nacimiento de todo hijo varón. El Consejo central de los judíos de Alemania mostró ayer su indignación por la sentencia, que calificó de “intromisión gravísima y sin precedentes en las prerrogativas de las comunidades religiosas”. Los representantes judíos han pedido al Parlamento alemán que legisle sobre la cuestión para evitar que se atente en el futuro contra la libertad religiosa.

Una ceremonia con la Torá en una sinagoga de Berlín

Archivos de imagen relacionados

  • ceremonia judia Berlin
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...