Un sacerdote y una religiosa en la lista de Puigdemont

Los nombres de Victòria Molins, religiosa teresiana, y el sacerdote Manel Pousa se incluyen la lista de Carles Puigdemont para las elecciones del 21 de diciembre

La religiosa catalana miembro de la Companyia de Santa Teresa de Jesús, Victòria Molins, y el sacerdote Manel Pousa irán en la lista de Carles Puigdemont para las elecciones catalanas del 21 de diciembre.

Según informa La Vanguardia, la religiosa y el sacerdote forman parte de la lista de Junts per Catalunya. El Pare Manel ya se sumó a la candidatura de Junts pel Sí en el año 2015 y fue uno de los 400 sacerdotes y diáconos que firmaron una declaración defendiendo el referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña.

“Tengo el sentimiento de la independencia muy arraigado”, explicaba hace dos años en una entrevista publicada en El Punt Avui . Respondiendo a las críticas de quienes le habían hecho ver que los sacerdotes no podían unirse a causas partidistas, Pousa afirmaba que si bien nunca haría desde el púlpito un discurso político, tenía derecho a ejercer su ciudadanía.

Para defender su postura de que un sacerdote puede participar en política, el entonces candidato suplente de Junts pel Sí ponía como ejemplo a Luis Hernández, primer alcalde de Santa Coloma.

La religiosa que irá en la lista de Puigdemont es Maria Victòria Molins i Gomila, que en el año 2013 hablaba de su sentimiento independentista y hacía esta descripción de sí misma en La Contra de La Vanguardia: “Soy monja teresiana desde los 19 años. Soy célibe, sin hijos. Soy más bien de izquierdas, y ahora soy independentista. ¡Estoy enamorada de Jesucristo! No hay nada más bonito que amar y ser amado”.

Además de su adhesión a la causa independentista, Pousa y Molins tienen en común el reconocimiento público que han recibido por su dedicación a causas sociales y su labor con los más necesitados y su imagen de religiosos “atípicos” y críticos que se ha presentado en diversos medios de comunicación.

En una entrevista para el diario Ara, Molins criticaba que la Iglesia se había alejado de la gente volviéndose “demasiado rígida” y manifestaba su esperanza en que el Papa Francisco cambiaría muchas cosas.  “Yo creo profundamente que otra Iglesia es posible”, afirmaba.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...