Un referéndum mariano

Un colegio de Málaga vota si recupera un azulejo de la Patrona de Coín tras la protesta de un grupo de padres

La imagen de la Virgen de la Fuensanta lleva más de 40 años ligada al colegio público Carazony, de Coín. Un mosaico de azulejos recuerda la vinculación del colegio con la Patrona del pueblo y fueron muchos los padres que pidieron su traslado a las nuevas instalaciones. Pero esta comunión corre peligro de romperse después de que algunos progenitores hayan protestado y la dirección del centro se haya visto obligada a abrir el debate sobre su continuidad. La votación en el consejo escolar determinará su futuro.
Según el director del colegio, Antonio José Enríquez, la controversia surgió iniciado el curso después de que un grupo de padres le transmitiera su inquietud por la presencia de la imagen y que preferían su retirada. Ante esta circunstancia, trasladaron su petición a la Delegación de Educación. Enríquez mantuvo una reunión en Educación en la que se acordó que la decisión a adoptar sea la resultante de una votación que el consejo escolar llevará a cabo hoy.
«Yo defiendo la postura de la Administración: la personal me la guardo para mí y los que me conocen», señaló el docente, quien explicó que la imagen mariana fue retirada momentaneamente.
Pero la noticia de la posible retirada del azulejo de la Virgen ha puesto en pie de guerra a otros progenitores, que no se explican cómo la Patrona puede resultar ofensiva y han comenzado a recoger firmas para que no haya cambios. Unas rúbricas que pretenden hacer llegar a la Delegación de Educación para transmitir la importancia de la imagen para el municipio. El mosaico ha estado ligado desde hace décadas al centro. Según su director, se encontraba en uno de los tres edificios que formaban el complejo y a petición de los padres, se trasladó a las nuevas instalaciones porque «es una imagen venerada en el municipio».
Es tal la devoción que incluso algunos progenitores llegaron a sufragar un nuevo marco. El Ayuntamiento, que en verano se vio envuelto en la polémica tras prohibir el uso del «burka» y el «niqab», ha mantenido una posición distante y se remitió a las decisiones que adopten las autoridades educativas.
El primer teniente de alcalde, Andrés Mérida, adujo sus creencias católicas para solicitar la reposición de la imagen. Desde el AMPA han dejado claro que no son parte implicada y que pretendían mantener una reunión con los padres para tratar de llegar a un consenso.El futuro de la imagen de la Virgen de la Fuensanta se decidirá hoy.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...