Un pueblo de Navarra se adelanta a la Iglesia y registra a su nombre una ermita

El consistiorio mantiene un pulso con el clero por la titularidad pública de sus edificios regiosos

Desde que el Gobierno de José María Aznar modificó en 1998 la Ley Hipotecaria, la Iglesia católica puede inscribir a su nombre inmuebles como templos, cementerios o casas parroquiales que hasta ahora carecían de títulos de propiedad. La Iglesia ha aprovechado esta potestad para incrementar su patrimonio prácticamente con coste cero en toda España. Pero la ley permite hacer lo mismo a las administraciones públicas y ha sido un pequeño municipio navarro, Ayegui, el que ha dado el primer paso inscribiendo a nombre del Ayuntamiento una ermita y dos cementerios antes de que el clero se hiciera con ellos.

Varios pueblos de Navarra fueron los primeros en dar la voz de alarma sobre las inmatriculaciones que la Igelsia católica estaba realizando basándose en una modificación de 1998 de la Ley Hipotecaria, que permite tanto a la Iglesia como a las Administraciones públicas inscribir a su nombre inmuebles sin títulos de propiedad. Con este método, la Iglesia está haciéndose con la propiedad de numerosos templos, casas sacerdotales, ermitas, cementerios y otros edificios que hasta el momento el pueblo había dado por suyos y cuyo mantenimiento y reparaciones habían costeado los fieles, los ciudadanos o los ayuntamientos.

Ayegui se adelanta a la Iglesia
Ahora Navarra se ha convertido en pionera también en adelantarle a la Iglesia en este derecho y aprovechar la misma modificación que el Ejecutivo de Aznar hizo a la ley para registrar a nombre del patrimonio municipal ciertos recintos. Ha ocurrido en la localidad de Ayegui, en la comarca de Estella, donde el Ayuntamiento ha inscrito a su nombre la ermita de San Cipriano y los dos cementerios de la localidad, según informa la Plataforma para la Defensa del Patrimonio Navarro, una organización que lleva años denunciando y recopilando las inmatriculaciones registradas por la Iglesia en esta comunidad.

Un pulso desde los años 80
El pulso que este Ayuntamiento mantiene con la Iglesia por la propiedad de los inmuebles viene de lejos: el obispado se hizo con la propiedad de la casa parroquia en 1981, y poco después inscribió también a su nombre la iglesia parroquial, el atrio y una dependencia anexa conocida como El cuarto de los judíos, según recoge el digital local Noticias de Navarra. El caso del atrio es el más paradigmático, ya que pertenecía en sus orígenes a un particular, propietario también de la antiguas escuelas, unas dependencias situadas en la planta alta del templo.

El atrio y las antiguas escuelas
Según los ciudadanos, el antiguo propietario permitía el paso por el atrio para entrar a las antiguas escuelas, y durante años, antes de las fiestas municipales, el Ayuntamiento se ha encargado de limpiar, pintar y acondicionar el atrio para la celebración de las mismas. Por ello, nadie se explica por qué dicho espacio pertenece ahora al clero. Las dependencias de las antiguas escuelas, por el momento, no han podido ponerse a nombre del Ayuntamiento. Fuentes del consistorio explican que se trata de un “problema complejo”, puesto que la planta baja del edificio, la iglesia, fue registrada a nombre del obispado.

Contra el "afán privatizador" del clero
Tras las elecciones municipales de 2007, todos los concejales de Ayegui llegaron a un acuerdo por el que se adhirieron a la Plataforma para la Defensa del Patrimonio Navarro para defender la titularidad pública de los edificios religiosos de la localidad en contra del “afán privatizador de la Iglesia”. Además, el consistorio comenzó el proceso de inmatriculación de los edificios que aún no habían sido reclamados por el clero, y se dirigió al Gobierno regional para instarle a impedir que estas inscripciones a nombre de la Iglesia se sigan sucediendo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...