Un profesor de Francia vive escondido tras criticar al islam

El educador publicó en «Le Figaro» que Mahoma era «un maestro del odio» El Gobierno estima «inaceptables» las amenazas, pero llama «imprudente» al autor

Un profesor francés vive escondido y protegido por la policía, desde hace 10 días, a causa de las amenazas de muerte dirigidas contra él después de publicar un artículo de opinión especialmente virulento contra el islam en el diario conservador Le Figaro. Robert Redeker, de 52 años y profesor de filosofía en un instituto del suroeste de Francia, se quejó ayer del abandono de las autoridades.
El primer ministro francés, Dominique de Villepin, expresó públicamente ayer su «solidaridad» con el educador, y calificó de «inaceptables» las amenazas contra él.
En el texto publicado por Le Figaro, bajo el título: ¿Qué debe hacer el mundo frente a las intimidaciones islamistas?, Redeker juzga muy duramente al islam porque, según él, «exalta la violencia y el odio».

VIOLENCIA EN EL CORÁN
El enseñante lamenta también la «islamización de los espíritus en Francia», así como los intentos del islam de «obligar a Europa a doblegarse ante su visión del hombre». El profesor establece un paralelismo entre islamismo y comunismo, y censura la «reacción de cólera» del mundo musulmán frente a las recientes declaraciones del papa Benedicto XVI.
Redeker considera que Occidente se encuentra «bajo vigilancia ideológica». Además, el Corán es un «libro de una violencia extrema», y califica a Mahoma de «maestro del odio, ladrón, masacrador de judíos y polígamo».

AMENAZAS SERIAS
Las amenazas anónimas llegaron el mismo día de la publicación del artículo. Fuentes policiales calificaron de «serias» las advertencias. Desde entonces, el profesor vive escondido y duerme cada día en un sitio. Pero lo que más le duele, según declaró ayer a una emisora de radio, es que el Ministerio de Educación «no se ha dignado» a contestarle. «Ni siquiera me han preguntado si necesito algo, lamentó.
El ministro de Educación, Gilles de Robien, le contestó que se sentía «solidario» con él. No obstante, recordó al profesor de instituto que «un funcionario debe mostrarse prudente y moderado en todas las circunstancias».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...