Un perdón para la polémica

Lo hizo en el marco del Jubileo. Los Legionarios de Cristo habían quedado sumidos en el escándalo tras revelarse que su líder, el mexicano Marcial Maciel, abusaba de seminaristas y tuvo varios hijos con diferentes mujeres.

La congregación mexicana Legionarios de Cristo, que quedó sumida en el escándalo después de que se revelara que su líder máximo, Marcial Maciel, había abusado de seminaristas y tuvo varios hijos con diferentes mujeres, recibió el perdón del papa Francisco, como parte de las actividades del Jubileo.

El papa Francisco otorgó la “indulgencia plenaria” a la controvertida congregación mexicana Legionarios de Cristo en el marco del Jubileo y de su fundación hace 75 años, según confirmó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

En un comunicado oficial, la congregación ultraconservadora mexicana, empeñada en limpiar su pasado marcado por la pedofilia de su fundador, el mexicano Marcial Maciel, informó ayer de la decisión del Papa de conceder el perdón de la Iglesia. La indulgencia plenaria fue comunicada a través de una nota de la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede con fecha 27 de julio del 2015.

Según el documento de la Penitenciaría Apostólica, los legionarios y los miembros del Regnum Christi, brazo seglar, podrán alcanzar la indulgencia plenaria “si renuevan por devoción sus compromisos que los vinculan al Movimiento o a la Legión, y rezan por la fidelidad de su patria a su vocación cristiana, por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, y por la defensa de la familia”.

Eduardo Robles-Gil fue nombrado nuevo director general de los Legionarios por un período de seis años el año pasado tras una reunión general que duró más de un mes para renovar completamente las bases de esta congregación tras el escándalo de su fundador.

Marcial Maciel murió en 2008, dos años después de que Benedicto XVI lo condenara por sus “gravísimos e inmorales” comportamientos y ordenó una inspección en 2010 tras la que se sugirió una profunda revisión de la congregación.

Los Legionarios acometieron posteriormente una renovación interna, pidieron por carta perdón por lo sucedido bajo la dirección de Maciel y confirmaron que no podrán volver a proponer ninguno de los textos de Maciel, que eran la base de la congregación.

La solicitud de indulgencia fue presentada por el director general de la congregación, el mexicano Eduardo Robles Gil, para “celebrar dignamente” el 75° aniversario de su fundación. La congregación conservadora, fundada en 1941, logró por décadas ocultar las denuncias contra Maciel y contó con la protección de altos jerarcas del Vaticano durante el pontificado de Juan Pablo II (1978-2005), quien consideraba a los legionarios un ejemplo de virtud católica.

“No parece que sea el ejercicio de un perdón, sino más bien una oportunidad que ellos mismos se han conseguido para poner otra vez en el candelero a la Legión de Cristo”, dijo José Barba, una de las víctimas de abuso sexual. Barba consideró que los legionarios se están adelantando a “una coyuntura muy importante, que es la próxima venida del Papa a México” en 2016. Dos años antes de su muerte, Maciel recibió la orden del Vaticano de retirarse del ministerio público de su actividad sacerdotal debido a los escándalos.

Aunque Barba advierte que el documento no fue firmado por el papa Francisco, sino por el titular de la Penitenciaría de la Iglesia Católica en Roma, dice que a las víctimas de los legionarios no les importa que el pontífice se reúna con ellos durante su estancia en México en 2016.

“No nos importa porque nunca se nos ha dado respuesta canónica conforme a lo que teníamos derecho”, dijo Barba, quien incluso interpreta la indulgencia otorgada como lo dice la Real Academia Española: un disimulo de culpas.

Benedicto XVI se negó a reunirse con las víctimas de Maciel durante la visita que realizó a México en 2012. El Vaticano ha “sido indulgente con los legionarios durante décadas”, lo prueban los más de 200 documentos sobre los abusos, publicados en 2012 por las víctimas, que estuvieron en posesión del Vaticano desde hace décadas, sin que los sacara a relucir, lamentó el ex sacerdote de esta congregación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...