Un obispo preconciliar en pleno centro de Bilbao

Misas en latín y de espaldas, una corriente que niega la legitimidad del Papa

Apenas ha pasado un mes desde que entró en vigor el permiso del Papa para volver a celebrar las misas en latín y según los ritos anteriores al Concilio Vaticano II. La medida, que tantas ampollas levantó en su momento, tiene también algunos seguidores nostálgicos, entre ellos el que se considera el obispo más joven de España. Pablo de Rojas, de 29 años, reza en latín de espaldas a unos 30 fieles –de negro, ellas ataviadas con velos y mantillas- en su piso del centro de Bilbao y considera que el Vaticano no tiene un Papa válido desde que Juan XXIII modernizó la doctrina de la Iglesia. Pertenece a la corriente thucista, la misma que ordenaba a los obispos del Palmar de Troya.

Una casa barroca, un despacho con retrato de Franco incluido y una vestimenta “de calle” con toda la parafernalia de los obispos preconciliares: la estampa puede encontrarse en pleno centro de Bilbao, en la casa-iglesia de Pablo de Rojas, un jienense de 29 años que fue ordenado sacerdote en México –y obispo dos meses después- por los seguidores del obispo vietnamita Pierre Martin Ngo-Dinh-Thuc. El movimiento que inició este peculiar personaje se declara abiertamente contrario al Concilio Vaticano II y niega la autoridad del Papa desde Juan XXIII incluido.

Válidos pero no legítimos
Esta corriente es, por ejemplo, la que dio el cargo de obispo a Clemente Domínguez, el autoproclamado papa del Palmar de Troya en 1978. Su situación es extraña: el Vaticano les reconoce como obispos “válidos”, porque la línea apostólica de Ngo-Dinh-Thuc estaba legitimada; sin embargo, están suspendidos “a divinis”, es decir, actúan ilegalmente a la luz del Derecho Canónico y los sacramentos que imparten no serían lícitos. Aunque no están excomulgados como otras corrientes ultraconservadoras, viven al margen de la Iglesia que ellos califican como “material”, la de Roma, y que exige que los obispos sean consagrados con la autorización del Papa.

Contra la democratización de la Iglesia
En esta situación se encuentra Pablo de Rojas, el único prelado thucista en España, que no tiene reparos en reconocer que vive de las rentas familiares o en exigir que se refieran a él como “Su Excelencia Reverendísima”. El obispo se posiciona abiertamente en contra de la “democratización” y la “falta de disciplina” dentro de la Iglesia que a su juicio propició el Concilio, del que asegura que “niega” que “la Iglesia católica, apostólica y romana es la única verdadera”.

Los idiomas del hombre y de Dios
Además considera una “herejía” que el Vaticano haya reconocido la libertad religiosa, y asegura que una lengua muerta como el latín “permite que el significado de las palabras sagradas permanezca inmutable”. “Además, a Dios no se le puede hablar en el mismo idioma que a los hombres”, advierte. Pese a todo, considera que no vive de espaldas a la sociedad moderna, y ello aún reconociendo que su indumentaria (sotana negra ribeteada en seda morada, fajín y capa a juego, bonete, una enorme cruz barroca de oro sobre su pecho y un anillo no menos llamativo) causan estupor cuando pasea por el centro de Bilbao.

Colegio mayor y residencia
Además del local de 900 metros cuadrados en el que celebra las misas, una de sus organizaciones afines se ha hecho con un colegio mayor en la ciudad,en el que viven “33 varones, y visten uniforme”, y pronto inaugurará también una residencia de ancianos. De momento, cuenta ya con tres sacerdotes y ocho monjas que le ayudan en sus tareas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...