Un obispo irlandés se disculpa por trasladar curas pederastas de parroquias

Fue un «grave error», dice

El obispo de la diócesis de Clonfert, en el oeste de Irlanda, ha pedido este miércoles perdón por trasladar a principios de la década de los noventa a dos sacerdotes pederastas de una parroquia a otra, cuando creía que la pedofilia era, simplemente, una "amistad extralimitada".

John Kirby efectuó esa confesión en un informe elaborado por el órgano supervisor de la Iglesia católica irlandesa (NBSCCC), establecido por el propio estamento religioso para revisar las medidas adoptadas para proteger al menor.

En el documento, el obispo admitió que, por aquel entonces, no comprendía la naturaleza "siniestra y reincidente" del abusador, así como el duradero impacto que este "comportamiento destructivo" tiene sobre la víctima.

"Sobretodo, además de que no informé a las autoridades civiles cuando se produjeron las denuncias, lamento profundamente y pido perdón por trasladar a los sacerdotes en cuestión a otras parroquias, poniendo, en consecuencia, a otros en peligro", afirmó Kirby.

Una 'amistad extralimitada'

El prelado calificó de "grave error" el traslado de los dos curas, al tiempo que destacó que ahora opera "de una manera muy diferente".

En declaraciones a una radio local, Kirby abundó hoy sobre su supuesto desconocimiento respecto a la pederastia durante aquellos años, cuando lo veía "como una amistad extralimitada".

"He aprendido desde entonces que, tristemente, era una experiencia muy diferente", explicó el obispo, quien añadió que no ha considerado la posibilidad de presentar su dimisión por sus acciones.

El documento de NBSCCC, presentado hoy en Dublín, consta de otros seis informes sobre las diócesis irlandesas de Clonfert, Cork y Ross, Kildare y Leighlin, y Limerick, así como de las órdenes religiosas de los Dominicos, los Espiritanos y los Misioneros del Sagrado Corazón.

Uno de los informes plantea interrogantes sobre la diócesis de Cork y Ross, en el sur del país, donde se ha acogido a sacerdotes jubilados del Reino Unido, alguno de ellos con antecedentes penales por abusos sexuales a menores.

No obstante, el director ejecutivo de NBSCCC, Ian Elliot, advirtió de que existe el riesgo de perjudicar a los sacerdotes a los que se obliga a abandonar sus puestos temporalmente, mientras se investigan denuncias de abusos.

Denuncias contra miembros de la Iglesia católica

Desde 1975, según el informe, se han presentado 378 denuncias de abusos contra 146 miembros de la Iglesia católica irlandesa, doce de los cuales fueron hallados culpables ante la Justicia de este país.

Elliot afirmó que el mayor número de denuncias (267) se dieron en las órdenes religiosas, donde 89 clérigos fueron señalados, aunque solo seis han sido condenados por los tribunales.

"La mayor incidencia de abusos entre las órdenes religiosas merece más atención, sobretodo porque la revisión también halló ejemplos de carencias significativas, como el ocultamiento (de abusos) o el retraso a la hora de informar (a las autoridades) cuando hay denuncias", dijo Elliot. "Aun así -agregó-, existe un compromiso total para cambiar".

Un cardenal le da a un niño una carta del Papa Benedicto XVI. | Ap

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...