Un muerto y 21 heridos en Afganistán en protestas por la quema del Corán

La policía afgana niega haber disparado contra la multitud pese a que los manifestantes presentan heridas de bala

Al menos un manifestante afgano ha muerto esta mañana y otros 21 han resultado heridos de bala en la segunda jornada de disturbios en protesta por la quema, ayer, de unos coranes en el interior de la base de Bagram, cuartel general de las tropas de la OTAN en Afganistán. "La víctima es un joven que participaba en las manifestaciones. He visto su cuerpo en el hospital", declaró a la agencia France Presse Ahmad Alí, médico del hospital público de Jalalabad.

Según fuentes oficiales, la mayoría de los incidentes que han acabado con heridos se han producido en Jalalabad, aunque también los ha habido en la capital, Kabul. "Todos ellos han sido alcanzados por balas y las heridas se han producido durante la manifestacíón. Dos se encuentran en estado crítico", declaró un responsable del Ministerio de Sanidad afgano que pidió mantener el anonimato. La policía afgana niega haber disparado sobre la multitud.

Unos 400 manifestantes, según fuentes policiales, se dirigieron a la carretera entre Jalalabad y Kabul, donde hay una base estadounidense. Además, en torno a un centenar de estudiantes de Kabul se dirigieron entre protestas y gritos contra Estados Unidos hacia el Parlamento afgano. Una agencia de noticias afgana señaló que los manifestantes habían cortado la carretera, una de las principales salidas de Kabul, en tres puntos distintos.

Siete muertos en el 2011

"Esta es una acción inhumana y despreciable contra todos los musulmanes del mundo", aseguró a la agencia Efe Ahmad Malik, uno de los manifestantes, en relación a la quema de los coranes. La profanación del Corán es una cuestión muy sensible en Afganistán. Una veintena de personas, entre ellas siete trabajadores de la ONU, murieron en año pasado en las protestas que siguieron a la quema pública de un ejemplar del libro sagrado del islam en una iglesia estadounidense.

El jefe de la misión de la OTAN en Afganistán, el general estadounidense John Allen, anunció este martes una investigación y pidió disculpas a las autoridades y al pueblo afgano asegurando que la quema de los coranes no fue una acción intencionada. Posteriormente, el propio secretario de Defensa de EEUU, Leon Panetta, pidió también disculpas públicamente.

Un manifestante muestra el Corán supuestamente quemado por un soldado estaounidense. S. SABAWOON | EFE

Archivos de imagen relacionados

  • coran mani afganistan2012
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...