Un marido puede, en caso necesario, pegar ligeramente a su esposa

Sí, han leído bien el título. Un marido puede, en caso necesario, pegar ligeramente a su esposa. Al menos eso es lo que opina el Consejo de Ideología Islámica de Pakistán, según una propuesta que ofrece como alternativa a las leyes de protección de la mujer preparadas en dos provincias y que ha considerado “anti islámicas”. La mera sugerencia ha puesto en pie de guerra a activistas de los derechos humanos y de la mujer en un país donde la violencia hacia ésta está arraigada en amplias capas de la sociedad y los esfuerzos para erradicarla avanzan trabajosamente.

“A un marido debe permitírsele pegar ligeramente a su esposa si desafía sus órdenes y se niega a vestirse según sus deseos; rechaza mantener relaciones sexuales sin que exista un motivo religioso, o no se baña tras haber mantenido relaciones sexuales o tras la menstruación”, sugiere el Consejo de acuerdo con el diario Express Tribune.

El documento, de 163 páginas, también aprueba que se pegue a una mujer si no respeta el hiyab, o vestimenta islámica, es decir, si no se cubre la cabeza y oculta las formas del cuerpo; si se relaciona con extraños, habla demasiado alto o da dinero a otras personas sin el permiso de su marido. No obstante, prohíbe las palizas al asegurar que “basta con un pequeño palo para inspirar miedo”. Son sólo algunos de los puntos destacados por la prensa paquistaní que ha rechazado semejante despropósito.

“Permitir que un marido pegue a su mujer, en cualquier caso, va contra la Constitución de Pakistán y las leyes y tratados internacionales que Pakistán ha firmado y está obligado a cumplir. Este Consejo es una carga para el contribuyente paquistaní y da un mal nombre para todos los musulmanes del mundo”, ha declarado Farzana Bari, activista de derechos humanos y profesora de la Universidad Qauaid-i-Azam, citada por el diario Dawn.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán ha pedido directamente que se disuelva ese foro. “Es difícil entender cómo alguien en su sano juicio puede pensar que se necesita alentar aún más o justificar la violencia contra las mujeres en este país”, aseguró en un comunicado.

Mujeres

Algunas mujeres visitando un santuario en Islamabad (Pakistán). / B.K. Bangash (AP)

El Consejo de Ideología Islámica se define en su sitio web como “un órgano constitucional que aconseja al poder legislativo sobre si una determinada ley es conforme al Islam”. Aunque la página asegura que está diseñada “para facilitar información sobre [sus] actividades”, no hay huella de su polémica propuesta. Su último comunicado es del día 4 de mayo.

El ominoso texto se conoció el pasado jueves 26 de mayo cuando el propio Consejo lo envió a las cuatro asambleas provinciales como “modelo” alternativo a la ley de Protección de la Mujer aprobada el pasado febrero en la Asamblea de Punjab y una similar preparada por el Gobierno de Khyber Pakhtunkhwa. En ambos casos, ese club de ancianos clérigos las ha rechazado por “antiislámicas”.  Según los medios paquistaníes, la única mujer miembro de ese concilio no participó en la elaboración de las anacrónicas sugerencias.

Las propuestas del Consejo son meras recomendaciones sin valor legal a no ser que reciban el correspondiente respaldo legislativo. No obstante, el caso ha puesto en el punto de mira a los ulemas responsables. No sólo se trata de un despropósito para los paquistaníes, sino que da argumentos a quienes ven el islam como una religión retrógrada. Con clérigos así, el islam no necesita enemigos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...