Un marco de convivencia para la mutua influencia

Laicos y religiosos bajo un mismo techo

Como oportunamente informara Aurora, la Knéset había aprobado durante el receso escolar la creación de una nueve corriente educativa a las tres ya existentes, bajo el nombre de Estatal Combinada. Se trataba de una corriente que incluía elementos de dos corrientes ya existentes, la Estatal Laica y la Estatal Religiosa.

La iniciativa, a cuyo frente estaba el diputado y presidente de la Comisión Parlamentaria de Educación (Avodá) rabino Mijael Melchior (en la foto), no gozaba de pronósticos optimistas, porque requería que una mayoría de padres del alumnado se inclinara por la nueva corriente que pretende albergar a niños de familias laicas y religiosas.

Sin embargo y pese al poco tiempo transcurrido, la demanda sobrepasa las posibilidades de respuesta, en parte porque los mismos promotores tienen interés en ir creciendo gradualmente para ensayar el proyecto antes de hacerlo multitudinario.

Según Melchior, más de 300 establecimientos educativos solicitaron incorporarse a la nueva corriente, pero este año se implementará sólo en ocho, con un total de aproximadamente 3.000 alumnos, en edades que van desde preescolar hasta secundaria. Entre los que ingresaron al proyecto hay dos establecimientos que ya estaban incorporados a la red de «Tali'' y dos del Fondo Keshet, que ya trataban de brindar una educación combinada y ahora lo harán con el auspicio del Ministerio de Educación. Recién dentro de unos meses se completará en el Ministerio el Consejo de Educación Combinada, encargado de controlar el funcionamiento de la nueva corriente.

La vicedirectora general del Ministerio de Educación y encargada del aspecto pedagógico, Lea Rosenberg, anuncia en una carta enviada a los directores de los colegios en los cuales se implementa el nuevo plan que «En este año lectivo comenzamos a aplicar la enmienda a la ley que reconoce a la corriente estatal combinada y ustedes son la simiente que sembramos de educación laica-religiosa. Es en estos establecimientos en los que se definirán los principios y características educativas de esta corriente''.

Melchior, por su parte, que estuvo presente en la inauguración de la nueva iniciativa en el colegio de Mazkeret Batia, dijo que «por primera vez el Estado de Israel reconoce oficialmente una educación que les permite a niños temerosos de Dios que cumplen con todos los preceptos, estudiar con absolutos ateos con respeto mutuo, con una narrativa judía que los incluye a ambos, pluralista y abierta a la mutua influencia. La aplicación de esta verdadera revolución abre las puertas a una nueva esperanza para la futura sociedad israelí, que estará quizás menos polarizada y mejor contenida''.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...