Un manto de silencio protector

La Justicia salteña investiga a los curas Rubén Agustín Rosa Torino y Nicolás Parma, de la iglesia de la Santa Cruz, ubicada en la capital provincial, por abusos sexuales presuntamente cometidos entre 2009 y 2013. La denuncia surgió a raíz de la acusación de dos integrantes del instituto religioso Discípulo de San Juan Bautista, un ex novicio que era menor cuando fue abusado y una ex monja, quien denunció que, además, uno de los acusados le ofreció dinero a cambio de su silencio, según indicaron fuentes judiciales.

En octubre del año pasado, Rosa fue apartado de la Iglesia de la Santa Cruz luego de que una comitiva del Vaticano llegara a Salta para investigarlo por acusaciones relacionadas con drogas y mal manejo de fondos de la iglesia. “La fiscal Sodero pidió al Arzobispado de Salta la información recabada por el Vaticano, pero ellos no nos la facilitan”, advirtieron fuentes del Ministerio Público Fiscal salteño en diálogo con PáginaI12.

La Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo de la fiscal María Luján Sodero, inició la investigación a partir de las acusacioness de dos ex integrantes del instituto religioso Discípulo de San Juan Bautista, el ex novicio Yair Gyurkovitz, de 21 años, y la ex monja Valeria Zarsa, de 43, que denunciaron haber sido abusados sexualmente por Rosa y Parma. Ambos denunciaron, también, haber sufrido violencia verbal y psicológica en reiteradas situaciones por parte de ambos. Gyurkovitz y Zarsa aseguraron que otros miembros del instituto también fueron abusados, eran tratados como esclavos y no recibían atención médica o contención cuando sufrían alguna enfermedad. Por otro lado, revelaron detalles respecto al manejo irregular de dinero por parte de los acusados.

“Mañana (por hoy) estará declarando Valeria Zarsa en la fiscalía”, adelantaron fuentes del organismo a este diario. “Con ese testimonio, la fiscal Sodero estará en condiciones para presentar la imputación y el pedido de detención para Rosa”, agregaron. Sobre el caso de Yair Gyurkovitz, que actualmente tiene 21 años pero era menor de edad en 2012, cuando fue abusado por Parma y por Rosa, voceros de la fiscalía afirmaron que “las pericias psiquiátricas ya están hechas y son las pruebas más contundentes. Faltan las declaraciones para completar la información”.

La fiscalía dispuso también que fueran ubicados y llamados a declarar otros testigos que mencionó en su testimonio Zarsa, quien “fue muy explícita y detallada, por lo cual ya los vamos a poder ubicar”, adelantaron los voceros. “Ya nos comunicamos con algunos testigos en Bolivia y en Máxico, y estamos arbitrando los medios para que puedan dar testimonio”, añadieron.

Para el avance de la causa, resulta fundamental la información obtenida el año pasado por la comitiva del Vaticano que viajó a Salta para investigar supuestos delitos de Rosa, y que motivó el apartamiento del cura. “La fiscal ya pidió al Arzobispado de la provincia la información, pero ellos no la facilitan. Estamos a la espera, en algún momento la van a tener que brindar”, advirtieron voceros de la fiscalía.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...