Un lío de faldas acorrala al imán ultraconservador de Lleida

Aisha López le ha denunciado por malos tratos durante un viaje a Marruecos Una mujer con la que tuvo relaciones acusa al clérigo musulmán de poligamia

Un lío de faldas ha puesto contra las cuerdas a Abdelwahab Houzi, el polémico imán ultraconservador que oficia en la mezquita de la calle del Nord de Lleida. El líder religioso ha sido acusado de maltratador y polígamo por una mujer española, Aisha López, con la que mantuvo una relación al margen de su actual matrimonio con su esposa marroquí, con la que tiene cinco hijos.
López, originaria de Albacete, presentó una denuncia por malos tratos en el cuartel de la Guardia Civil de Altea (Alicante), según informó ayer el diario Segre. Durante varios meses, esta mujer mantuvo una relación amorosa con el imán, que le llegó a hacer creer que se casaba con ella mediante un matrimonio religioso en su mezquita que, en realidad, no tenía ninguna validez legal. La denuncia de López ha reforzado las acusaciones del colectivo de marroquís laicos Atlas Magreb que aseguraban que en esa mezquita se celebran los conocidos como matrimonios de placer, enlaces falsos para dar cobertura a relaciones sexuales.

CONVERSIÓN HACE DOS AÑOS / «Yo me convertí al islam hace dos años y después me casé con un musulmán en Lleida. De hecho, me casó el propio imán», explicó a este diario Aisha, que antes se llamaba María de los Llanos. Sin embargo, ese primer matrimonio no fue bien. «Fui a explicárselo al imán y él me pidió en matrimonio», comenta la mujer, que asegura: «Me dijo que se estaba separando. El 26 de septiembre del 2009 él mismo nos casó en la mezquita. Yo creí que él ya se había divorciado».
Desde entonces, el imán, que tenía a su verdadera mujer en Lleida, convivió con López en un piso en la calle Sant Rulf de la misma ciudad. Sin embargo, en un viaje a Marruecos a principios de año, el imán, tras hablar con su primera esposa, la obligó a bajar del coche y le hizo que regresara sola a España, relata López. «Nunca me pegó pero en ese episodio hubo un forcejeo. Le denuncio por poligamia porque fue humillante descubrir que estaba con otra».

LLAMADAS DE PERDÓN / «Yo sigo enamorada de él, que me llama constantemente pidiéndome perdón», comenta la mujer. Esa infidelidad del imán le ha dejado en mal lugar ante su comunidad y resulta chocante teniendo en cuenta que Houzi, que sigue la radical doctrina salafista, predica desde su púlpito en la mezquita la moral islámica más reaccionaria.
En una ocasión incluso se negó a dar la mano y a dejarse entrevistar por una presentadora de una televisión local porque ella iba maquillada. Ayer mismo, una periodista que se acercó a la mezquita fue requerida a cubrirse la cabeza con un pañuelo, pese a que no llegó a entrar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...