Un juez ordena retirar símbolos religiosos de un colegio público

Una familia batalló por ello durante dos años

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ha obligado al colegio público Ortega y Gasset de Almendralejo a retirar símbolos religiosos colgados en el centro, tras la demanda interpuesta por una familia de alumnos del centro.

La Consejería de Educación de la Junta de Extremadura, que recurrió las demandas de esta familia, se ha visto obligada a intervenir e instar a la dirección del colegio público Ortega y Gasset de Almendralejo a retirar los símbolos religiosos, aunque únicamente los que estaban colgados en las aulas donde asisten sus hijos a clase .

"En el resto del colegio siguen existiendo"
"Pensar que un aula es privativa de un alumno es desconocer la dinámica de los centros porque hay muchas materias que se impartes en clases diferentes", dice el padre de los menores Losada Bueno. "En el colegio siguen existiendo otros crucifijos, imágenes de la Virgen y también carteles del Domund", afirmó.

El centro "no está facultado"
La familia asegura que el Consejo Escolar del centro declaró que no está facultado para tomar una decisión y se queja además de la inhibición en el asunto de la Consejería de Educación antes de que ellos iniciasen el procedimiento judicial hace dos años, en diciembre de 2008.

Como los años 50 ó 60
El auto del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ordena asimismo la supresión de los actos religiosos que se vienen celebrando en este centro público. "A nosotros la situación nos recuerda a los años 50 ó 60 porque se hacen ceremonias como con flores a María y esos actos se tienen que realizar en el ámbito privado o fuera del horario escolar", resalta el padre, en declaraciones recogidas por la Ser.

La nueva Ley de Libertad Religiosa
Lorenzo Losada manifiesta su profunda frustración por la decisión del Gobierno de no aprobar en esta legislatura la nueva Ley de Libertad Religiosa, una norma que precisamente instaba a las administraciones a retirar los símbolos religiosos de todos los colegios y espacios públicos. Lo considera un "acto de cobardía" que decepciona a muchos padres y votantes socialistas como él.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...