Un juez bloquea la ley de EE UU que prohíbe la «terapia» para los gais

Un magistrado de California detiene de forma temporal la entrada en vigor de la norma por incumplir los principios de libertad de expresión

El juez del distrito de California William Shubb ha sentenciado esta semana en favor del bloqueo temporal de la entrada en vigor de la ley SB1172, por la que se prohíben las terapias destinadas a curar la homosexualidad en menores de edad —el denominado, entre los profesionales de la salud, tratamiento de conversión—. Su decisión se ha fundamentado principalmente en el hecho de que «la ley firmada por el gobernador, Jerry Brown, puede que impida a los profesionales de la salud expresar libremente sus puntos de vista sobre los gais y, por ello, incumpla los principios fundamentales de la Primera Enmienda de la Constitución de EE UU», ha escrito el juez en la sentencia.

La norma SB1172 consiguió salir adelante el pasado septiembre tras un debate social intenso y convirtió a este Estado en el primero en aprobar una ley de estas características en todo el país. Ahora su entrada en vigor, prevista para el 1 de enero de 2013, está en el aire. Esta resolución es el resultado de un recurso presentado por tres demandantes e incapacita temporalmente al Estado de California para ejecutarla. «Esta ley puede suponer un problema para los profesionales de la psicología y la psiquiatría que se oponen abiertamente a la homosexualidad», reitera Shubb en el documento jurídico. El Instituto Judicial del Pacífico, un organismo conservador, ha sido el encargado de representar a los solicitantes, y fuentes del mismo han asegurado a varios medios de comunicación que todo «profesional que quiera sumarse a esta iniciativa, como parte implicada, puede hacerlo».

Tras la aprobación de la ley, el propio gobernador de California publicó en Twitter que la norma prohibía «terapias que no tenían ninguna base científica» y que habían llevado «a miles de jóvenes a la depresión y al suicidio». Esta afirmación no coincide con lo que el juez ha redactado en su sentencia: «No existe ninguna prueba que demuestre que la terapia de conversión haya llevado a nadie a quitarse la vida. Además, los únicos registros que existen al respecto son cuestionables y no incluyen a menores». A pesar de esta decisión, los psicólogos estadounidenses siguen insistiendo en que este tratamiento es peligroso y que no funciona.

«Hasta la fecha, no existe ninguna investigación que demuestre que dicha terapia sea adecuada y eficaz para cambiar la orientación sexual de una persona», según explica la Asociación Americana de Psicologíaen su página web. Esta organización lucha por poner fin al estigma de la homosexualidad en EE UU desde 1975. Según este organismo, estos tratamientos refuerzan los estereotipos, contribuyen a mantener un estado emocional negativo en las personas gais, lesbianas, bisexuales ytransexuales y «pueden tener consecuencias muy graves para su salud».

Se han presentado distintas demandas en contra de este tratamiento en otros Estados del país. El pasado mes de noviembre, por ejemplo, cuatro hombres homosexuales presentaron una querella en Nueva Jersey contra un grupo de asesoramiento en la que alegaban que fueron engañados apelando a la ley de fraude al consumidor de EE UU, ya que «no consiguieron lo que la terapia prometía».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...