Un hijo de Maciel denuncia que su padre abusó de él durante años

Reclama 21 millones a los Legionarios por no actuar pese a las acusaciones al fundador El denunciante asegura que el religioso se hizo pasar por un agente secreto de la CIA

Marcial Maciel, el todopoderoso fundador de los Legionarios de Cristo, no solo abusó durante décadas de al menos 160 seminaristas, sino también de uno de sus hijos secretos. José Raúl González, un mexicano de 30 años, presentó ayer una querella en un tribunal de New Haven (EEUU) contra los Legionarios de Cristo en la que reclama 21 millones de euros de indemnización para él y su hermano Omar, hijo de otro padre, por haber sido víctimas de forma continuada de vejaciones sexuales por parte de Maciel, fallecido en el 2008 a los 87 años.

González acusa a la orden religiosa (e indirectamente al Vaticano) de haber hecho caso omiso de las numerosas denuncias contra Maciel, que según una investigación de la Santa Sede fue un agresor sexual múltiple, además de polígamo y adicto a la morfina. Sin embargo, durante décadas fue un protegido del papa Juan Pablo II. Su suerte se torció con Benedicto XVI, quien en el 2006 le relegó a «una vida de rezos y penitencia», sin ningún castigo más ni denuncia formal ante la justicia.

A LOS 10 AÑOS / Según explica González en una larga y estremecedora entrevista a la revista National Catholic Reporter (NCR), tanto él como su hermano, hijo de otro padre, podrían haberse librado de los abusos, que comenzaron en 1990, si la orden y el Vaticano hubiesen actuado ante las primeras y gravísimas denuncias contra Maciel, expresadas entre 1974 y 1989 por el exdirigente de la Legión Juan Vaca, víctima de Maciel, a las más altas instancias católicas. Incluso llegó a enviar una carta al papa Juan Pablo II detallando los abusos de los que tenía constancia.

Se sospechaba de la existencia de al menos cuatro hijos de Maciel, pero hasta ahora González no había salido a la luz pública. Es uno de los dos vástagos que el religioso, entonces sexagenario, tuvo con la mexicana Blanca Gutiérrez, que tenía 22 cuando nació el denunciante. Años más tarde llegó al mundo su hermano Cristian, y después Omar, de otro padre.

MENTIRAS El sacerdote, además, mintió a Blanca y sus hijos en sus esporádicas visitas, diciendo que era agente secreto de la CIA. La familia descubrió su verdadera identidad al verle en una revista en 1997.

Una tercera hija de Maciel reside en Madrid y ha heredado parte de la fortuna de su padre. González recuerda que pasó vacaciones con su prima Norma. Una cuarta hija vive, según diversas fuentes, con una tercera amante de Maciel en Suiza. Igual que a Norma, a Raúl le había prometido una herencia de 4,8 millones de euros, pero la cuenta destinada a él y su hermano resultó estar vacía. La querella «no es solo por el dinero», dijo González ayer. «Con eso no me devuelven la juventud que mi padre me quitó», añadió.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...