Un grupo hindú amenaza a colegios indios que celebran la Navidad

La orden que ha recibido la policía india para Navidad es clara: tengamos la fiesta en paz. Una orden que llega después de que una organización de extrema derecha hindú haya amenazado a los colegios que pretendan celebrar esta tradición cristiana en el norte de India. Las autoridades aseguran que actuarán ante cualquier tipo de intimidación.

El propósito con el que nació el grupo Hindu Jagran Manch (HJM) es evitar las conversiones hacia otras religiones que no sean la suya. Sus miembros creen que celebrar la Navidad en los colegios de India es facilitar que los hindúes más pequeños acaben abrazando otra fe.

Así que han enviado cartas a los colegios de Aligarh, en el estado de Uttar Pradesh, con una advertencia: si celebran la Navidad lo harán «bajo su propio riesgo». Afirman que decidirán sus acciones según vayan recibiendo las respuestas de los centros educativos pero adelantan que, si sus «directrices» no son escuchadas, protestarán a sus puertas. También están hablando con las organizaciones de padres y madres para que se opongan a esta celebración.

HJM no quiere que los alumnos hindúes lleven regalos y juguetes ese día ni que participen en los eventos o actividades relacionadas con esa festividad porque así se promueve el cristianismo. Según Sonu Savita, líder de HJM en Aligarh, esta celebración es «esencialmente una estratagema para atraer y convertir a los niños hindúes», en declaraciones al diario ‘The Hindu’.

«Quiero aclarar que no estamos en contra de que los cristianos celebren la Navidad. El problema llega cuando una festividad cristiana se impone sobre niños hindúes», añade.

Además de declarar una infinidad de días festivos por motivos religiosos, en los colegios de India se suelen llevar a cabo actividades durante las celebraciones más importantes de cada religión, como Holi, Diwali o el Eid al-Adha. «Cada año celebramos festividades de todas las comunidades y esta experiencia ayuda a nuestros hijos a jugar un rol de responsabilidad como ciudadanos de este país», dijo a la agencia PTI Praveen Agarwal, presidente de la Sociedad para el Desarrollo de la Escuela Pública.

Grupos cristianos y musulmanes señalaron que el envío de circulares amenazantes por parte de organizaciones de extremistas hindúes es un intento más de imponerse sobre el resto de minorías religiosas de India.

Este martes la dirección de la policía de Uttar Pradesh ha ordenado que se tomen «acciones legales estrictas» contra aquellos que lleven a cabo «cualquier tipo de intimidación». Igualmente ha encomendado a los mandos intermedios que se aseguren de que se proteja la libertad religiosa durante esa jornada. «No parece una advertencia, pero infunde miedo entre los niños. Todos los colegios tendrán seguridad. La gente es libre de celebrar sus festividades», dijo R.K. Pandey, superintendente de policía de Aligarh, a la agencia india ANI.

En los últimos años, con el auge del nacionalismo hindú, en India está sobre la mesa un debate que planeta que está creciendo la intolerancia religiosa. En este país viven 1.300 millones de habitantes. Los hindúes representan algo menos del 80%, los musulmanes superan el 14% y los cristianos se encuentran en torno al 3%.

El grupo Hindu Jagran Manch lleva desde los años 80 siendo fiel a la ideología Hindutva que busca una India hindú en la que el resto de creencias sean invitadas, secundarias. HJM se centra especialmente en luchar contra las conversiones hacia otras religiones.

Recientemente la organización lanzó una campaña con el objetivo de reconvertir a más de 2.000 musulmanas que se cambiaron de fe tras la boda. Se dedican a este tipo de misiones porque sostienen que la comunidad musulmana en India está llevando a cabo un plan para convertir a las mujeres hindúes a través del amor.

No son los únicos que lo creen; es un discurso que cala bien hondo entre los extremistas hindúes y que ha conducido en más de una ocasión a incidentes polémicos y violentos.

A principios de este mes la policía de Rajastán detuvo a un hombre acusado de matar y quemar a un musulmán, un asesinato que grabó en video para después amenazar con ese mismo destino a todos los musulmanes que se casen con mujeres hindúes para convertirlas.

La semana pasada al menos cinco personas que cantaban villancicos por la calle fueron detenidas en el estado de Madhya Pradesh después de que fueran acusadas de estar realizando conversiones al cristianismo. Salieron en libertad a las pocas horas, pero se encontraron con que uno de sus coches había sido quemado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...