Un colegio concertado plantea «diferenciar» a los alumnos que paguen cuota «voluntaria»

El colegio concertado San Agustín de Valladolid «pretende distinguir» a los estudiantes que abonen 38 euros al mes como «donativo» y darles «preferencia» en varios servicios

El colegio concertado San Agustín, de Valladolid, pretende «diferenciar de algúnmodo a los colaboradores». O lo que es lo mismo, a los alumnos cuyos padres realicen aportaciones económicas a la fundación del centro. Quienes no abonen los 38 euros mensuales de «donativo» para ser socio tendrán que compensarlo pagando por otras vías.

«De aquí en adelante tendremos dos precios para cualquier tipo de actividad, servicio,material escolar, libros, utilización del polideportivo, etc…». La dirección lo deja así de claro en una circular remitida por correo electrónico a los padres de alumnos. Y va más allá: «De igual manera, los socios de la fundación tendrán preferencia a la hora de asistir a intercambios y viajes, así como a la hora de ser admitidos en caso de estar interesados en cursar el bachillerato en el colegio [este ciclo es de enseñanza privada».

El régimen concertado garantiza que la Junta de Castilla y León asume el pago de las nóminas del profesorado y los gastos de funcionamiento, mientras los padres deben pagar cuotas por material escolar o por el uso del polideportivo. Sin embargo, el colegio justifica su petición de colaboración económica por los recortes sufridos y por la necesidad de afrontar gastos, algunos incluidos dentro del concierto y, por tanto, con financiación de la consejería. «La atención a la diversidad, el bilingüismo, el gas, la electricidad, el agua, las excursiones, actividades culturales, el material didáctico… difícilmente pueden costearse a no ser que se eleven las cuotas obligatorias muy por encima de lo permitido por la Dirección Provincial de Educación », recoge la circular.

El director del centro, Tomás Sanz, matizó en declaraciones a este periódico «aspectos de esa carta firmada por la dirección» y encabezada por el rótulo: «Los socios de la fundación se beneficiarán de descuentos para sus hijos». «En algunas expresiones a lo mejor se ha extralimitado», reconoció, después de precisar que en los «servicios obligatorios » todos los alumnos serán «iguales».

El colegio religioso tiene unos 1.450 alumnos (sin contar los de bachillerato) y en torno al 80%,más de 1.100, pertenece a la fundación.

Tomás Sanz admitió que el centro debe asumir determinados costes con el dinero que recibe de la Junta. «Pero el recorte de la partida de otros gastos ha ido a la baja y ya se sabe cómo ha  volucionado
el precio del gas y de la luz… A la enseñanza concertada no se le cubren todos los gastos, se le cubre realmente un 60%», lamentó. También rechazó que la carta pueda ser interpretada como una amenaza a quienes no contribuyan económicamente con esa aportación extra: «Es una advertencia, porque nos vemos abocados, nos están ahogando económicamente por todos lados», dijo, y recordó que «a los centros concertados se les permite cobrar una cuota voluntaria» y «que no se va a obligar a nadie a pagarla».

El mensaje que se ha querido trasladar a los padres «es que hay determinados servicios que la Junta no cubre», quiso aclarar el director del colegio. Como ejemplo puso «un intercambio», con la organización previa que conlleva y «un profesor que tiene que estar 24 horas durante muchos días con esos alumnos en el país extranjero».

Colegio concertado S.Agustín Valladolid

Fachada del colegio San Agustín, en las afueras de Valladolid capital. | J. M. Lostau

Archivos de imagen relacionados

  • Colegio concertado S.Agustin Valladolid
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...