Un cardenal «papable» desmiente haber dicho que la solución a los abusos es revisar el celibato

Un semanario alemán publicó que Carlo María Martini, que fue propuesto como candidato a Papa en la elección de Ratzinger, cree que eliminar el celibato es una de las soluciones a la pederastia en la Iglesia.

El cardenal emérito de Milán, Carlo María Martini, dijo este lunes que "jamás" ha dicho que haya que revisar el celibato sacerdotal y que relacionar esta norma de la Iglesia con los casos de curas pederastas es "algo forzado".

Con estas palabras, el jesuita Martini, que fue uno de los papables en el cónclave que eligió Papa a Joseph Ratzinger, actual Benedicto XVI, desmintió lo publicado el domingo por el semanario alemán Presse am Sonntag, que puso en boca del cardenal que una de las fórmulas para acabar con nuevos casos de curas pederastas es la revisión del celibato.

"Me he quedado muy sorprendido al ver que me han atribuido una expresión que no corresponde con mi pensamiento y, además, considero que es forzado conjugar el respeto del celibato sacerdotal con los abusos sexuales", afirmó Martini en un comunicado.

Una carta

El anciano cardenal y experto biblista aseguró que él jamás ha hablado con el semanario, "el cual lo que ha hecho ha sido recuperar una carta mía a los jóvenes austríacos".

Martini subrayó que en la misiva lo que decía era que "habría que revisar la forma de vida del sacerdote, entendiendo con ello la importancia de promover formas de mayor comunión de vida y fraternidad entre los curas, para evitar posibles situaciones de soledad interior".

Las palabras atribuidas a Martini levantaron en las últimas horas una polémica en ambientes religiosos y fueron colocadas en la misma línea que las manifestadas, aunque después matizadas, por el cardenal de Viena, Cristoph Schoenborn.

Este dijo el 11 de marzo que la educación de los sacerdotes, los residuos de la revolución sexual de 1968, el desarrollo de la personalidad y el celibato pueden explicar en parte los abusos a menores.

"La mayoría de los abusos se producen en familias, no en ámbitos eclesiales"

Contra la abolición del celibato se mostraron este lunes los cardenales Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, y Severino Poletto, arzobispo de Turín (Italia), que señalaron que no tiene nada que ver con los casos de pederastia.

"El celibato nada tiene que ver con los abusos sexuales del clero a menores. Todos los informes señalan que la inmensa mayoría de los casos se producen en la familia y no en ámbitos eclesiales", dijo Kasper al diario italiano La Stampa.

El cardenal alemán manifestó que hablar de la abolición del celibato en este momento, "en medio del envenenado clima de polémicas" por los escándalos de abusos", es "inoportuno".

Kasper volvió a condenar a los curas pederastas y reiteró que la Iglesia necesita "una humilde limpieza interior para acabar con la suciedad inaceptable".

"Si nos convertimos y purificamos, la Iglesia saldrá de la actual crisis renovada, más espléndida y bella", dijo Kasper, que aseguró que los ataques al Papa por parte de la prensa internacional ante los casos de pederastia "sobrepasan cualquier lealtad".

Poletto defendió el celibato afirmando que si un cura "tiene que dividirse entre la familia y la comunidad, acaba siendo un funcionario.

El pasado 12 de marzo el Papa, hablando ante varios centenares de sacerdotes, defendió el "valor sagrado" del celibato sacerdotal y aseguró que goza de "gran consideración" en las Iglesias orientales, donde los sacerdotes pueden estar casados.

1.700 años de celibato

El celibato sacerdotal fue adoptado en el Concilio de Elvira (Granada, España) en el año 306 y que establece que los curas no pueden casarse.

En medio de esta polémica, hoy se conoció que un laico de 28 años, encargado de los monaguillos del Valle Isarco, en el norte de Italia, en la región de Alto Adige, fue detenido acusado de violencia sexual contra menores.

En esa región de idioma alemán han sido denunciados varios supuestos casos de pederastia, que se unen a los denunciados en Verona (norte), donde 67 alumnos sordos de un colegio religioso sufrieron supuestamente abusos sexuales entre los años 1950-1984 por parte de 25 sacerdotes, algunos de los cuales siguen todavía en activo.

Este caso lo está estudiando la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...