Un año más, los niños más pobres han sido más malos

Como viene repitiéndose año tras año, hoy, 6 de enero, se constata clarísimamente que los niños más ricos han recibido los mejores regalos de los Reyes Magos; les han traído todo lo que han pedido… y más, pues nunca les faltan las alucinantes sorpresas. En cambio, cuanto más pobres y cutres son las familias, menos y peores son los regalos recibidos por sus niños.

¿Has sido buena?

Es bien conocido que los Reyes Magos, aquellos que vinieron de Oriente para llevar presentes al niño Jesús, relacionan la entrega de regalos con la bondad de los niños, y se lo hacen saber a ellos cuando les preguntan si han sido buenos durante el año anterior. Equivale a «¿Mereces los regalos que pides?». Los niños entienden que la pregunta es ociosa (aunque no conozcan esta palabra), pues saben que los mágicos Reyes se enteran hasta de lo que piensan. Los niños pobres les responderían, quizás ruborizados, que sí se portaron bien, pero ahora son conscientes de que no fue así, de que los engañaron, ya que los Reyes no les han dejado nada de lo que vieron en la tele o a otros niños, y les pidieron por carta. En cambio, pueden comprobar que sus vecinitos o compañeros de cole mejor vestidos, con padres más finos y coches y casas de la hostia, y que ya tenían muchas más cosas que ellos, ahora tienen todavía más.

De modo que la conclusión es aplastante (para los chaveas más desdichados, muy aplastante): los niños pobres son más malos, y más malos cuanto más pobres. Los de familias con pasta sí que son buenos de la hostia. Sus padres a lo mejor no lo ven tan claro, pero los niños malvados seguro que sí. Putos niños miserables, joderos: el mundo mágico certifica que os merecéis la vida de mierda que tenéis.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...