Trifulca en un barrio francés por la ley antiburka

Dos detenidos y dos policías heridos al impedir unos vecinos la multa a una mujer con niqab

La Policía francesa se enfrentó esta semana a su primera lección práctica de aplicación real de la reciente ley antiburka, que prohíbe a las mujeres llevar el velo integral en el espacio público. Dos agentes de Policía resultaron heridos el miércoles por la noche en un gigantesco centro comercial de Evry (periferia sureste de París), vapuleados por un grupo de gente cuando intentaban controlar a una mujer del barrio que, cubierta íntegramente por su niqab, iba a hacer las compras.

Todo sucedió hacia las nueve de la noche en el barrio Pyramides de esta populosa barriada clasificado por la Administración como "zona urbana sensible". Una patrulla de Policía apercibió en las galerías comerciales a una mujer cubierta con el niqab. Los agentes quisieron controlar a esta mujer en su propio barrio, en aplicación de la llamada ley antiburka, que entró en vigor el pasado 11 de abril.

La norma prohíbe a las mujeres llevar el velo integral en el espacio público

La señora se resistió, en lugar de descubrirse, declinar su identidad y aceptar la multa que puede elevarse a hasta 150 euros acompañada por un "cursillo de ciudadanía" tal y como prevé la ley. De inmediato aparecieron el marido y el hermano de la señora, que, según las versiones de los vecinos, empezaron a hablar en un tono subido a los policías. De lo que ocurrió después, sólo se disponía ayer de la versión del Ministerio de Interior que, dirigido por Claude Guéant, suele ofrecer informaciones incompletas de lo que ocurre en las barriadas.

Hostilidad

Esa versión indica que los dos hombres habrían logrado atraer a una decena de jóvenes del barrio, uno de los que más hostilidad tiene a las prácticas de la Policía de Nicolas Sarkozy. Rápidamente, la situación habría degenerado y un grupo de vecinos propinó una paliza a los policías.

Es el primer episodio grave desde la aplicación de la ley el pasado abril

La intervención de agentes de las brigadas de refuerzo evitó que la situación degenerara aún más, y los dos policías habrían resultado sólo heridos con contusiones leves "en el hombro y en los pómulos" respectivamente, según fuentes policiales. El marido y el hermano de la señora, de 29 y 21 años, fueron detenidos y ayer seguían siendo interrogados. En caso de que los policías pudieran atribuirles alguna coacción sobre la señora para obligarla a llevar el niqab, podrían ser condenados a hasta un año de cárcel y 30.000 euros de multa, en virtud de la misma ley antiburka.

En busca de publicidad

Hasta ahora, los policías franceses sólo habían tenido que enfrentarse a la aplicación de la ley en casos de manifestaciones o en provocaciones manifiestas de los muy minoritarios militantes integristas, que representan menos del 0,1% de los seis millones de ciudadanos con background cultural árabe o musulmán residentes en Francia. Ha ocurrido así en París y en Nantes, pero en esos casos los activistas buscan publicidad, y se llevan con alegría la multa, sin cargarse las espaldas con incidentes violentos.

La derecha abrió un debate sobre el velo y apenas lo lleva nadie

El alcalde de Evry y figura del ala derechista del PS, Manuel Valls, brindó su apoyo a la acción de la Policía. Se trata del mismo político que, hace unos meses, afirmó que "no hay suficientes blancos" en ese preciso barrio.

La polémica sobre el burka y el niqab está harto manipulada en Francia, y lo ocurrido se parece bastante al tipo de deriva que Sarkozy, según expertos como Emmanuel Todd o Laurent Mucchielli, busca de cara a la campaña presidencial. Durante la tramitación de la ley, el presidente francés puso a trabajar a cientos de policías secretos para milimetrar cuantas mujeres llevan velo integral en el país.

Resultado: unas 2.000 mujeres lo llevan en todo el país, pero la inmensa mayoría de ellas viven en La Reunión y Mayotte (en el Océano Indico y territorios franceses de ultramar), donde es vestimenta tradicional. Así, en la Francia europea, donde se supone que hay un terrible auge del burka, sólo el 0,036% de las mujeres llevan dicho velo integral.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...