Tribunal británico anula una multa a dos predicadores callejeros porque ejercían su libertad religiosa

Dos predicadores protestantes callejeros que fueron arrestados y multados por un sermón que fue denunciado como ofensivo por algunos transeúntes, han logrado que la justicia británica anule la sanción.

Michael Overd, de 53 años, y Michael Stockwell, de 51 años, fueron condenados en febreropor un delito de orden público religioso agravado. Se les había acusado de homofobia por predicar lo que enseña la Biblia sobre la homosexualidad y de un delito de odio por expresar su parecer sobre religiones no cristianas.

El tribunal real de Bristol ha retirado la multa al considerar que los predicadores estaban ejerciendo su derecho a la libertad religiosa. En la vista judicial, Overd aseguró que se consideraba a sí mismo como un «soldado de Cristo» y manifestó su intención de volver a predicar en la calle. Además preguntó cómo era posible que «este país haya llegado a esto. No es un caso aislado. ¿Cuántas veces tendremos que acudir a los juzgados para que se respete la ley?». Al mismo tiempo aseveró estar orgulloso de ser perseguido por causa de Cristo.

Por su parte, Stockwell declaró que «la gente debe ser libre de expresar sus creencias en público sin temor a recibir daño ni violencia. Lo ocurrido hoy es una gran victoria».

El Crhistian Legal Center, que apoyó legalmente a los predicadores, ha valorado positivamente la sentencia del tribunal.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...