Tras el anuncio de la Junta de que la UNESCO se pronuncie sobre la celosía de la Mezquita las cofradías pactan como desagravio pasar todas en el 2016 por la Catedral

Se llegó a hablar hasta de una huelga de procesiones , de limitar las estaciones de penitencia de la Semana Santa cordobesa del 2016 a cultos dentro de los templos. Sin embargo, la huelga será a la japonesa, valga el símil.

Así, la asamblea general extraordinaria de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, celebrada anoche en un clima de malestar que se había disparado los últimos días, acordó por unanimidad «realizar todas ellas estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral» en la Semana Santa del 2016, y «acudir de forma masiva desde la sede de la imagen que va a presidirlo al Vía Crucis de las hermandades, que tendrá lugar el primer sábado de Cuaresma». Todo ello «en respuesta a los continuos ataques a la Iglesia y a la falta de respeto a las hermandades y cofradías que supone el informe del Icomos y la decisión de la Junta de Andalucía de hacer caso a dicho informe, elevando la cuestión de la apertura de la segunda puerta de la Catedral a la Unesco», dice el texto del comunicado oficial difundido a la medianoche de ayer.

La asamblea fue abierta por el obispo de la diócesis, Demetrio Fernández, «que con su presencia quiso hacer sentir que está con las hermandades», dice el texto de la Agrupación, en el que consta además que el obispo había anunciado que apoyaría los acuerdos que tomara la asamblea general.

El malestar se había disparado los últimos días en los ámbitos cofrades cuando la Consejería de Cultura, que ya aprobó hace cinco meses el proyecto de la apertura de la segunda puerta que daría paso a un rediseño total de la Semana Santa cordobesa con el traslado de la carrera oficial, acordó remitir el expediente al Ministerio para que a su vez lo elevara a la Unesco y se estudiara, paralizando mientras tanto el permiso. Sin embargo, anoche, de la insatisfacción se pasó al orgullo por «ver cómo la respuesta ha sido unánime», dijo al término de la asamblea el presidente de la Agrupación, Francisco Gómez Sanmiguel. «Será un esfuerzo tremendo, pero lo hemos acordado con toda nuestra energía. Ha sido un golpe en la mesa».

UNA ‘NUEVA’ SEMANA SANTA Así, el acuerdo obligará a rediseñar la Semana Santa cordobesa a contrarreloj (para colmo, la Semana Santa 2016 es una de las más tempranas del siglo), ya que al faltar la segunda puerta el paso de las cofradías por la Mezquita–Catedral no puede hacerse de forma continuada y las hermandades debe acceder y salir desde primera hora de la tarde hasta la madrugada, además de seguir coordinados para mantener la actual carrera oficial.


Icomos dice que la carrera oficial es «un riesgo» para la Mezquita-Catedral

Los trece folios del informe de Icomos, una organización no gubernamental compuesta por expertos en patrimonio que asesora a la Unesco, son taxativos. Quitar la celosía 17, colocada por Rafael de La-Hoz en el patio de los naranjos, es «ilegal» y supone «una mutilación» de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Pero el documento, al que ha tenido acceso ABC en su integridad, va más allá. Asegura que el uso intensivo del templo como lugar de procesiones «es un riesgo» tanto para la Mezquita como para el Casco Histórico. Advierte de que llevar la carrera oficial a esa zona es un peligro para las personas.

El informe, firmado por Begoña Bernal, presidenta del Comité Nacional Español de Icomos, usa un lenguaje duro, crítico, sobre los planes del Cabildo de «convertir» el vano de la celosía 17 en puerta de acceso. Afirma que en este proyecto se juegan con las palabras para quitarle importancia a lo que la tiene.

A que la celosía es parte integrante de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Y que la ley obliga a conservar los elementos del patrimonio, no a sustituirlos o a «convertirlos». «Jesús convirtió el agua en vino, y en mesa el oficiante convierte el pan y el vino en el cuerpo y sangre de Cristo», asegura el informe. Lo que se pretende, dice, «no es conservar sino sustituir y esta acción es contraria a la de proteger que preconiza la Convención del Patrimonio Mundial». Asegura que la celosía tiene el mismo valor de protección que las columnas o los arcos.

El documento asegura que no es necesario abrir una nueva puerta porque ya pasan procesiones por la zona. Afirma directamente que la presencia intensiva de procesiones en la Mezquita-Catedral viene a serun riesgo a la conservación que es preciso medir a conciencia. Icomos quiere que eso se haga ya.

Un estudio funcional

Icomos quiere que se haga «un estudio funcional y de impacto» de la presencia de los desfiles procesionales dentro del monumento. Asegura que la apertura de una puerta nueva permitiría la entrada de pasos de mayores dimensiones. Por ello, propone que se estudien los giros o las dimensiones, entre otros elementos, «todo ello para resolver con las mayores garantías posibles para un Bien de Interés Cultural de la talla de la Mezquita-Catedral de Córdoba». En concreto, se propone estudiar el incremento de cofrades, guiones y pasos de mayor envergadura en el monumento.

Los consultores de la Unesco tiran por elevación y aseguran que llevarse la carrera oficial de la Semana Santa a la Mezquita-Catedral es «un riesgo» tanto para el monumento como para el Casco Histórico, y recuerda que el barrio también se encuentra inscrito en la lista del Patrimonio Mundial. Esa nueva función, dice el dictamen, genera «un cambio radical de usos».

«Ese multitudinario desfile provocará no pequeñas dificultades en el tránsito de personas, de espectadores y de cofrades en las calles y en las plazas. Riesgo en seguridad para las personas y riesgo de impactos negativos en los espacios del centro histórico de Córdoba, entidad que se debe proteger», dice el dictamen.

El dictamen concluye que el proyecto de segunda puerta se debe remitir a la Unesco «al objeto de recabar su dictamen y asesoramiento». Sin embargo, ya adelanta que la opinión es «desfavorable». En concreto, porque la sustitución de la celosía por una puerta de igual factura «mutila una parte de la Mezquita de Córdoba y agrede gravemente el valor patrimonial del Bien Patrimonial Mundial Mezquita de Córdoba». Icomos reclama a la Junta que actúe «con contundencia y claridad ante propuestas como las analizadas aquí».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...