Tras denegar el Consejo Escolar una visita pastoral del obispo al colegio de Fuente Palmera (Córdoba) grupos de padres católicos presionan recogiendo firmas

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, en una visita pastoral a otro colegio público.

Una decisión muy sensata la de este Consejo Escolar, aunque bastaría que por parte de la dirección se impidiese esa utilización religiosa y pastoral de un centro público por parte del obispo de Córdoba como si todavía estuviésemos en el nacional catolicismo medieval.  Para ese tipo de reuniones están las parroquias y los templos donde nadie le va a impedir mantener las reuniones que estime conveniente realizar. Algunos obispos siguen creyendo que tienen potestad para irrumpir en una institución educativa y pública para realizar su adoctrinamiento. No es suficiente que todavía gocen del privilegio de tener clases de religión y catequistas en los centros, quieren convertirlos en centros pastorales. Existen unas instrucciones de la propia Consejería para evitar este tipo de intromisión y, en su caso, limitarse a visitar a los alumnos que en ese momento estén dando clase de religión.


Algunos padres y madres de los alumnos que cursan Religión en el colegio Federico García Lorca de Fuente Palmera están recogiendo firmas tras la polémica suscitada por la no aprobación por parte del consejo escolar, por doce votos a ocho, de la actividad referente a la visita del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, que estaba encuadrada en la visita pastoral que efectuará a La Colonia el próximo mes de febrero.

El pasado lunes hubo una reunión en la parroquia, con la asistencia de unos cien padres y madres, en la que participó la delegada de enseñanza de la Diócesis de Córdoba «para explicar la situación que ha creado el consejo escolar prohibiendo la entrada del obispo». En una nota emitida por una representación de las familias, y apoyada por la parroquia de la Purísima Concepción, se indica que el obispo no iba a hablar a los niños que no están en Religión, tan solo a los que cursan la asignatura, que es la inmensa mayoría de alumnos del centro, sobre un 90%.

En el comunicado afirman que el colegio alega «que si se le permite entrar al obispo, se altera el funcionamiento normal de la escuela, algo que ocurre habitualmente con actividades extraordinarias como el día de la paz, el día contra la violencia de género, semana cultural, la carrera solidaria, Halloween, etcétera, actividades todas ellas para las que no se exige la autorización de los padres ni del consejo escolar, simplemente se hacen y punto. Además, la visita pastoral del obispo estaba incluida en la programación de la profesora de religión, con lo cual no se puede decir que no estaba prevista», afirman.

Las familias presentarán en el colegio una queja formal «con las firmas de todos los padres que estén en desacuerdo con la decisión del consejo escolar, en la que pediremos reconsiderar este tema».
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...