Tráfico protegerá el papamóvil de Lavacolla a Santiago con un guardia cada 15 metros de ruta

Más de 6.000 agentes integrarán el 6-N «o maior dispositivo na historia de Galicia»

En Santiago se celebró ayer una reunión de coordinación del dispositivo de seguridadCon motivo de la visita que Joseph Ratzinger prevé realizar a Santiago el 6 de noviembre, el Estado ha diseñado, «probablemente, o dispositivo de seguridade máis importante que se teña despregado nunca na historia de Galicia», en expresión acuñada ayer en rueda de prensa por el delegado del Gobierno en la comunidad. Según Antón Louro, con el ánimo de que ese sábado no ocurra nada lamentable en la ciudad, serán movilizados 1.300 guardias civiles, 4.600 policías nacionales y un número indeterminado de miembros de las fuerzas municipales y autonómicas; en suma, más de 6.000 profesionales. Concluida su comparecencia, el alto cargo socialista reveló a La Voz un dato esclarecedor de la magnitud del plan: de proteger el papamóvil en su ruta desde el aeropuerto hasta el centro de Compostela se ocuparán 800 agentes de Tráfico, o sea, el equivalente a desplegar uno cada 15 metros del recorrido.

Asimismo, el Ejecutivo central ha aprobado enviar a la capital gallega, ya desde el día 3 del mes que viene, hasta 34 unidades especiales de intervención adscritas al Cuerpo Nacional de Policía. «Obviamente, [medidas como esa] xeneran custes. Pero, tratándose do que se trata, eu os situaría máis no campo da anécdota», respondió Louro a los periodistas cuando fue consultado acerca de si todos esos refuerzos extra encarecerán la factura del viaje pontificio, cifrada provisoriamente por la Xunta en tres millones de gasto público.

Quedan «flecos pendentes»

Su intervención ante los medios de comunicación se produjo a la salida de una reunión convocada en pro de la coordinación de esfuerzos entre las distintas Administraciones implicadas en la organización de un acontecimiento «histórico» con «flecos aínda pendentes». De casi dos horas de duración, al encuentro asistió también el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda (PP), quien calificó la reunión de «frutífera de principio a fin». No por ello dejó luego de cargar contra el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), por «unha decisión que non se entende», en alusión al hecho de que este vaya a entrevistarse con el Santo Padre el domingo 7 en Barcelona, en lugar de hacerlo en Santiago la jornada anterior.

A la cita de ayer acudió igualmente el religioso a quien el arzobispo Julián Barrio ha confiado la coordinación del programa de actos de Benedicto XVI. ¿Llegó la Iglesia en algún momento a plantearse la posibilidad de exigir a los fieles que pagasen por presenciar la misa que acogerá el Obradoiro desde las 16.30 hasta las 18.45? Salvador Domato sentenció: «Nunca pensamos en cobrar por iso, como nunca cobramos por entrar na catedral». ¿Y por qué aquí no se hará lo que en Inglaterra sí se hizo? «Non sei -espetó jocoso- eu son de Caldas de Reis».

Como anfitrión de la cumbre ejerció el alcalde, un Xosé A. Sánchez Bugallo que instó a sus vecinos a «volcarse» el 6-N.

Archivos de imagen relacionados

  • ComisionSeguridad Papa GA
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...