Trabas del Gobierno impiden registrar a 3.200 iglesias evangélicas

Desde hace aproximadamente 6 años alrededor de 3.200 iglesias cristiano−evangélicas enfrentan problemas para registrarse ante la Dirección de Cultos del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, y hasta los momentos no se dan a conocer las razones para que ello ocurra. A esos grupos religiosos se les solicitan más requisitos que a otras iglesias, así como otros imposibles de cumplir. Se les exige constancia de funcionamiento en consejos comunales, algo que critica Maritza Banks, vice presidenta y consultora jurídica de la Iglesia Luz del Mundo de Venezuela, pues dice que estas instancias nunca entregan copias de registro. También les piden referencias personales y declaración ante el Seniat, esto último lo considera imposible si no les permiten registrarse. Banks informó que hasta hoy no han recibido un oficio, ni un decreto, como tampoco tienen conocimiento de que exista una ley que les indique qué es lo que violan para no poder registrar las iglesias. Afirmó que son muchos los requisitos que les piden y que estos son diferentes a los que solicitan para la constitución de otras iglesias. Sin aval. La abogada explicó que la falta de registro o inscripción en el Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia trae consecuencias legales. "Al ser la iglesia una persona jurídica, podrían estar violando las leyes al quitarles el derecho al registro. "¿Quién les da un aval para hacer labores sociales a las iglesias si no están debidamente registradas?", preguntó. La prohibición rige ahora en los estados Amazonas y Bolívar, porque antes también afectaba a Apure y a Delta Amacuro. Banks cree que la instancia que impide el registro de los grupos religiosos es la Dirección de Cultos del Ministerio de Relaciones Interiores y de Justicia. Solicita una revisión urgente de la medida porque 98% de las iglesias en el Estado Bolívar no tienen personalidad jurídica y son miles los creyentes afectados, ya que cada una cuenta con entre 50 y 300 feligreses. Diálogo. El 16 de agosto se realizó la tercera mesa de diálogo entre funcionarios del Ministerio de Interior y Justicia y representantes evangélicos en la AN para tratar el tema del registro de las iglesias. Por los momentos no hay una conclusión, sino realizar una mesa de trabajo entre el MIJ y el Servicio Autónomo de Registros y Notarías para ponerse de acuerdo en los requisitos que se solicitarán para dar el visto bueno y que las iglesias puedan inscribirse en el organismo. A la mesa de trabajo no fueron invitados los miembros de las asociaciones evangélicas, por lo que dudan que se llegue a una solución favorable. Tampoco confían en el conocimiento que los registradores puedan tener del tema. En algunos registros, como el del circuito 3 de Caracas, les han devuelto documentos porque ­a su juicio­ los funcionarios desconocen el objeto y la misión de las iglesias cristiano−evangélicas. Afirman que no hay un criterio uniforme sobre los requisitos que deben presentarse en los registros, por lo que para un mismo trámite piden documentos diferentes, dependiendo de donde se realice la solicitud. La jurista pidió que se dé el mismo trato e igualdad para todas las creencias religiosas y que los requisitos para el registro no sean diferentes, pues según informó los evangélicos son vistos como asociaciones civiles religiosas y es debido también al convenio del Estado con el Vaticano, lo que no les permite la inscripción como Iglesia. El sur está vedado. El inconveniente parece tener inicio en 2005, cuando el presidente Hugo Chávez señaló a la organización evangélica estadounidense Nuevas Tribus, que opera en el país desde 1946, de ser agentes del imperio y pidió su expulsión del territorio nacional. "Se van de Venezuela. Son agentes de una verdadera penetración imperialista. Se llevan información sensible y están explotando a los indios. Así que se van, y me importa un bledo las consecuencias que esto pueda traer", dijo el primer mandatario. Desde ese momento se creó el Plan de Defensa, Desarrollo y Consolidación del Sur, que busca defender la soberanía de la nación y la preservación de la cultura de las etnias indígenas, de la fauna, minerales y las principales fuentes hidrológicas de la nación, entre otras riquezas naturales del sur de Venezuela. El teniente coronel del Ejército Sergio Ciccolella, destacado por el Ministerio de la Defensa en el sur del país, informó en la reunión del Parlamentoque la suspensión se debe a un lineamiento de 2005, debido a la presencia de algunas personas de Nuevas Tribus que no cumplían con las normas para establecer una asociación religiosa en los estados Amazonas, Delta Amacuro, Apure y Bolívar. Las restricciones para hacer trabajos en el sur del país van más allá de lo religioso. Ciccolella explicó que no son sólo las iglesias evangélicas las que tienen ese problema, sino que los permisos se les han negado a varias organizaciones científicas que tienen otro objetivo, y de esto se ha encargado el Ministerio de Ciencia. También se hace con personas que realizan documentales, las cuales deben pedir permiso al Ministerio de Cultura si van a dirigirse a esas zonas. "No son sólo los evangélicos los que dicen que van con buenas intenciones, todos los que van a los pueblos indígenas dicen que preservarán la cultura, la religión, etc. Pero si no se cumplen los requisitos de la ley, las actividades no proceden, sea cual sea la actividad", indicó Ciccolella. Ante esas consideraciones el pastor Omar Pinto, presidente de la Comisión de Pastores y Ministros del estado Bolívar, invitó a las autoridades a dirigirse a la zona para verificar lo que realmente ocurre. Aclaró que los que dañan la zona y a sus habitantes son los garimpeiros. Pinto sostiene que la Iglesia Cristiana no daña a la población indígena, sino que al contrario la está ayudando y exige a las autoridades que consideren el deterioro que se le ha hecho a esa organización en los últimos seis años. Como una forma de evaluar la situación y ver quién realmente daña el ambiente y las formas de vida de los indígenas, se realizará una reunión con el Ministerio de Pueblos Indígenas y se planificará un traslado a esas regiones del país para conocer si las etnias más importantes avalan el trabajo evangélico en esas zonas. Esperan discutir en el futuro sobre los espacios invadidos de algunas iglesias, las amenazas e intentos de expropiación que existen a varias de ellas y la negación de la Cancillería a emitir visas religiosas para extranjeros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...