Torremolinos modificará el cartel de las fiestas de la Virgen del Carmen al sentirse «ofendida» una hermandad

Las protestas de la hermandad de La Carihuela por sentirse «ofendidos» con el cartel de las fiestas de la Virgen del Carmen han llevado al Ayuntamiento de Torremolinos, gobernado por el PSOE, a plegarse a las protestas de la hermandad y va a modificar el cartel.

Así lo recoge La Opinión de Málaga:

Torremolinos modificará los elementos del cartel de la Virgen del Carmen

El Ayuntamiento logra consensuar con la hermandad de La Carihuela los aspectos que habían desatado la polémica

El Ayuntamiento de Torremolinos modificará el cartel de las fiestas del Carmen de La Carihuela, de manera que aparezca «cabeza arriba» la Virgen y se eliminen los trajes de marineros que lucen las sardinas.

Así lo ha confirmado la Hermandad de Marinetros Nuestra Señora del Carmen-La Carihuela, después de consensuar estos aspectos con responsables municipales de Cultura y Fiestas. Además se ha tomado esta decisión en base al punto quinto de las bases del certamen público para elegir cartel.

Los hermanos habían señalado en un comunicado que se sentían «humillados y menospreciados por tener que ver a la Virgen del Carmen cabeza abajo en el cartel» objeto de tanta polémica durante las últimas horas.

La indignación se había extendido a otros puntos de la provincia. De hecho, la Agrupación de Congregaciones, Hermandades y Cofradías de Gloria de Málaga había mostrado su apoyo y solidaridad con la Hermandad de Marinetros Nuestra Señora del Carmen-La Carihuela. «Consideramos el cartel de mal gusto y una falta de respecto a la propia patrona de la localidad, que se muestra boca abajo. La libertad de expresión no puede amparar ofensa alguna, por muy leve que sea cualquier aspecto o símbolo religioso de cualquier índole», se argumentaba en un comunicado público.

La hermandad torremolinense incluso añadía elementos para la polémica, más allá del sentir religioso: «De igual manera hay símbolos que para cualquier persona perteneciente a nuestro pueblo, y más concretamente a La Carihuela y a nuestra Hermandad, pueden resultarles ofensivos, tales como una sardina vestida con nuestro uniforme de procesión». Agregaban que para futuros carteles se deberían sentar unas bases que primen «el sentido y la esencia» de esta tradicional feria marinera.


Desde ABC se apoyaba la postura de la hermandad y aprovechaba para atacar al gobierno socialista:

Torremolinos pone «cabeza abajo» a la Virgen del Carmen

El cartel anunciador de las fiestas en honor a la Patrona de los marineros convierte a los hermanos en sardinas y estos lo consideran un «menosprecio» y una «humillación»

Los devotos de la Virgen del Carmen de Torremolinos se sienten agraviados por su Ayuntamiento. «Es inaceptable que se coloque a nuestra Titular, cabeza abajo, con un sentido claramente de menosprecio y humillación», asegura la Hermandad de Marineros de Nuestra Señora del Carmen de La Carihuela en un comunicado, tras la elección del cartel anunciador de las fiestas entre el 14 y 16 de julio. Los hermanos recuerdan al Consistorio que «hay símbolos que pueden resultar ofensivos». «Tales como una sardina vestida con nuestro uniforme de procesión», añaden. El anuncio, ganador de un concurso organizado por el gobierno municipal, ha sido premiado con 600 euros por «aunar muy bien» todos los iconos de la festividad.

Desde la Junta de Gobierno de la Hermandad se muestra el «rechazo y más profundo malestar ante la publicación del cartel anunciador». Algo que ha granjeado el respaldo de la comunidad cristiana. De este modo, la sociedad católica ha mostrado su «apoyo y solidaridad» a los devotos de la «Reina de los Mares», ante lo que consideran un ataque a la tradición más enraizada en la ciudad. «Es de mal gusto y una falta de respeto a la propia Patrona de la localidad», señala Juan Antonio Nieto, presidente de la Agrupación de Congregaciones Gloria de Málaga, que señala que la decisión del Ayuntamiento es también una «falta de respeto» a la hermandad que le rinde culto y a las creencias tan arraigadas en los vecinos de Torremolinos.

«La libertad de expresión no debería amparar ofensa alguna, por muy leve que sea, a cualquier aspecto o símbolo religioso de cualquier índole», apunta Nieto. Y para que no vuelva a ocurrir otro agravio de estas características, la Hermandad de Marineros exige que para la realización de futuros carteles se redacten unas bases «en las cuales primen el sentido y la esencia por la cual se celebra esta feria».

No es la primera polémica religiosa que sacude al Ayuntamiento de Torremolinos bajo el mandato del socialista José Ortiz. En la primera Navidad bajo su gobierno la comunidad católica clamó contra el alumbrado público. Se quejaban de que el Ayuntamiento celebraba la Janucá judía con luminosos para la ocasión. Sin embargo, el gobierno municipal se olvidó de felicitar la Natividad del Señor y sólo colocó carteles de «Felices Fiestas». El año pasado, el Ayuntamiento sí felicitó la Navidad a sus vecinos, pero instaló los carteles en zonas alejadas del centro, según denunció la oposición.

Las críticas arreciaron también ante la celebración de San Juan el pasado 24 junio. La Hermandad de San Juan no pudo salir en procesión porque el Ayuntamiento no cumplió con su tradicional aportación económica para que se desarrollara la celebración. Los devotos se quejaron de que, en el mismo tiempo, el gobierno de José Ortiz había colocado luminosos para celebrar el Ramadán con la comunidad islámica. Los católicos afean al alcalde que se haya fotografiado con la comunidad musulmana, pero que no asista a las procesiones cristianas y delegue en otros miembros del gobierno municipal.


Por su parte la autora del cartel manifestaba el Diario SUR su sorpresa:

«Hasta han dicho que he dibujado al Anticristo»

La autora del polémico cartel de la Feria de La Carihuela, que representa la sombra de la Virgen del Carmen boca abajo, asegura que su diseño ha sido «malinterpretado» y califica las críticas de «desproporcionadas»

Considera que las críticas han sido «desproporcionadas». Mónica Villar, autora del cartel de la Feria de La Carihuela, confiesa estar «muy agobiada» por la polémica surgida en torno a su diseño, que representa a seis sardinas vestidas de marineros bajo la sombra de la Virgen del Carmen, patrona de Torremolinos. La Hermandad de Marineros calificó de «menosprecio y humillación» la posición en que aparece la sombra de la Virgen, boca abajo. El presidente de la Agrupación de Congregaciones, Hermandades y Cofradías de Gloria de Málaga, Juan Antonio Nieto, también mostró su «rechazo» al cartel por considerarlo «una falta de respeto a la patrona, a la hermandad que le rinde culto y a las creencias». Las críticas se recrudecieron en redes sociales, donde incluso se ha insinuado que el cartel refleja al Anticristo.

Villar tiene 24 años y trabaja como diseñadora gráfica desde que concluyó sus estudios en Madrid. Se presentó al concurso convocado por el Ayuntamiento de Torremolinos «porque estaba dirigido a profesionales». Aunque sabía que estos tipos de carteles «siempre generan críticas», no esperaba que la polémica acabara «dañando mi imagen personal y profesional». Sin poder aguantar el llanto, esta joven diseñadora gráfica asegura que su diseño ha sido «malinterpretado» y pide disculpas «si alguien se ha sentido ofendido». Especialmente dolida con las críticas de la Hermandad, «porque tanto yo como mi familia somos católicos y respetamos mucho estas tradiciones», Villar explica que su intención era «homenajear» a la Virgen del Carmen.

«Quería hacer un cartel limpio que pudiera leerse desde lejos. Intenté plasmar la imagen que me había hecho en la cabeza, con la Virgen acompañada por los peces en su entrada al mar. Por eso dibujé a las sardinas como si fueran marineros, pero en ningún momento quise representar a los marineros como sardinas», detalla. Villar diseñó la sombra «como un guiño» a la patrona de Torremolinos y recuerda que el subtítulo de su obra, ausente en la información facilitada por el Ayuntamiento, es ‘Homenaje a los marineros, los que la acompañan hasta lo más profundo del corazón del mar’.

Villar reconoce haber pasado un fin de semana «angustioso» por las críticas recibidas, que considera «innecesarias». «Han llegado a cuestionar mi religiosidad, que es un asunto privado. Soy católica, como toda mi familia. Estudié en un colegio religioso», afirma. «Hasta han dicho que había dibujado al Anticristo. Mi familia lo está pasando fatal». El Ayuntamiento de Torremolinos le ha solicitado esta mañana que modifique la imagen. «Quieren que ponga las flores abajo, la sombra de la Virgen boca arriba y las sardinas más pequeñas y sin vestido, y además que lo haga entre hoy y mañana. Soy una profesional. No sé qué hacer», admite. Fuentes municipales reconocen que el Área de Cultura ha convocado al jurado mañana para tomar una decisión después de haberse reunido hoy con representantes de la hermandad.

La obra de Villar fue elegida por un jurado compuesto por representantes políticos y cuatro asociaciones de Torremolinos. Con 84 puntos sobre 100, su diseño casi dobló en puntuación a la obra clasificada en segunda posición. El PSOE, el PP, Ciudadanos y el concejal no adscrito otorgaron al cartel entre ocho y diez puntos sobre diez, aunque la elección ha sido duramente criticada por los populares, que han exigido la retirada de la imagen.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...