Toque de queda para las mujeres para evitar «ataques sexuales»

La provincia indonesia de Aceh, donde vive la población islámica más conservadora, prohíbe a las mujeres salir de casa después de las 11 de la noche | El alcalde de Banda Aceh argumenta que la iniciativa tiene por fin evitar ataques sexuales

¡A las 11 en casa! La exigencia no responde a un diálogo entre un padre severo y un hijo o hija adolescente que quiere salir de juerga. Es la nueva ley restrictiva que las autoridades musulmanas de la provincia indonesia de Aceh han impuesto a las mujeres. La iniciativa ha levantado ampollas y ha dividido a la población y al Gobierno que preside Joko Widodo.

Las autoridades de Aceh, única provincia Indonesia donde rige la charia, han vuelto a dar una nueva vuelta de tuerca en su afán por aplicar la ley islámica. La semana pasada adoptaron una norma que impide a la población femenina salir de sus casas después de las once de la noche. En principio, a las transgresoras no se las castigará, sólo serán amonestadas por la policía especialmente creada para hacer cumplir la ley islámica, han señalado las autoridades locales.

La nueva norma llega un mes después de que se haya prohibido a hombres y mujeres solteras ir juntos en moto. Una ley que estuvo precedida en el 2013 por otra que impide a la población femenina ir sentada a horcajadas en la parte posterior de una moto.

Durante los últimos días, los propietarios de cibercafés, restaurantes, centros deportivos y lugares de ocio han sido advertidos de que deben negar el servicio a las mujeres a partir de las 11 de la noche. La única excepción es para aquellas que vayan acompañadas de su esposo o de algún familiar masculino. Y han sido avisados, igualmente, de que se arriesgarán a perder la licencia de su negocio si incumplen la ley. El toque de queda también es válido para aquellas mujeres que hasta ahora trabajaban en estos establecimientos.

El alcalde de Banda Aceh, la capital provincial, Illiza Sa’adudin Djamal, justificó la iniciativa como una medida para resguardar a la población femenina de la violencia de género. «Nuestro objetivo es proteger a las trabajadoras, especialmente a aquellas que están empleadas en establecimientos de ocio», declaró a la prensa local.

Djamal subrayó que con la imposición de este toque de queda se pretende disminuir, asimismo, los ataques sexuales contra las mujeres, que han ido en aumento en los últimos años en la región. En el 2014 se notificaron 52 casos de acoso sexual (incluida la violación), frente a las 42 denuncias registradas el año anterior, según Asia News.

Sus argumentos no han evitado, sin embargo, que haya sido objeto de una avalancha de críticas. «La medida sólo restringirá la libertad de las mujeres», dijo a Al Yazira el responsable de la Comisión Nacional Indonesia de Lucha contra la Violencia contra la Mujer, Azriana. «Si lo que se quiere es protegerlas, lo que deben hacer es educar a los hombres a respetarlas», añadió.

Más dura fue Ninik Rahayu, la directora del Instituto para el Empoderamiento de Mujeres y Niños. Calificó la directiva de «discriminatoria y contraria a la Constitución indonesia» y añadió que «muestra la incapacidad de las autoridades locales para proporcionar una protección adecuada a las residentes», según The Jakarta Post. Sus acusaciones se apoyan en que los datos demuestran que la mayoría de los casos de violencia de género fueron protagonizados por esposos u otros miembros de la familia y ocurrieron en recintos privados.

Por otra parte, el establecimiento de este inesperado y discriminatorio toque de queda femenino ha dividido al Gobierno indonesio, que preside el moderado Joko Widodo. Su vicepresidente, Yusuf Kalla, ha pedido al alcalde de Banda Aceh que reconsidere esta normativa y le ha emplazado a que justifique si su aprobación y aplicación eran realmente tan urgentes. La iniciativa, sin embargo, ha hallado el apoyo del ministro del Interior, Tjaho Kumolo, que ha recordado que Aceh goza de un estatuto especial que le permite promulgar leyes autónomas. «La culpa será sólo de las mujeres que estén en sitios públicos. Las que trabajen de noche en el sector sanitario podrán seguir haciéndolo», dijo Kumolo, según Asia News.

La provincia de Aceh, que agrupa al colectivo de población musulmana más conservadora de toda Indonesia, logró la luz verde del Gobierno del país para aplicar la charia (la ley islámica) en el 2006, en el marco de un acuerdo de paz entre Yakarta y el independentista Movimiento para la Liberación de Aceh. Como consecuencia de esta potestad, la autoridades de Aceh pueden ofrecer otra cara: cada vez se muestran más intolerantes y aplican leyes que responden a lecturas más conservadoras del Corán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...