‘The Economist’ aborda la polémica de la Mezquita y las inmatriculaciones

El prestigioso semanario británico dedica un artículo para explicar la polémica por la gestión que la Iglesia hace del monumento

No es la primera vez que la polémica de la Mezquita de Córdoba salta las fronteras. Ni será la última vez, ya que el debate sobre la gestión y uso que hace la jerarquía de la Iglesia católica del monumento hace tiempo ya que aparece en los medios internacionales. La última gran cabecera en abordar la cuestión ha sido The Economist, el prestigioso semanario británico de corte liberal y conservador, en un artículo titulado La mezquita en la catedral.

The Economist realiza un análisis seco para el público internacional. Su primer párrafo ya deja claro que desde 2010 la Iglesia ha borrado la palabra mezquita de la terminología que usa para referirse al monumento -que comenzó a ser construido por los árabes en el siglo VIII-. En su defecto, señala el artículo, solo cita el término catedral. Aun así, la revista recoge la versión de la Iglesia que rechaza cualquier acusación de tratar de emborronar el pasado islámico del edificio. Y para ello, hace referencia a su propia web.

Miguel Santiago, uno de los portavoces de la Plataforma Mezquita Catedral patrimonio de Todos, que exige la titularidad y gestión pública del edificio sin que deje de ser centro de culto cristiano, lamenta en el texto que la Iglesia trate de enterrar el legado e identidad original musulmana de la Mezquita de los trípticos informativos y las audioguías que se reparten a los turistas. Algo que iría en contra de la imagen de ciudad abierta y tolerante, cuna de las tres culturas monoteístas, de la que ya hizo referencia en 2009 el presidente de EStados Unidos, Barak Obama.

El semanario alude al vacío legal que existía en torno a la titularidad de la mezquita antes de que en 2006 la Iglesia aprovechase un cambio en la legislación del anterior Gobierno del PP para registrar como propio el enorme edificio. Una titularidad que puede ser permanente si, como subraya, no se presentan alegaciones en los diez años siguientes a dicha inmatriculación. Asimismo, The Economist repasa el listado de inmatriculaciones realizado por la Iglesia en Córdoba que ha recogido el profesor de Derecho Antonio Manuel Rodríguez y que incluyen calles, plazas (y hasta un kiosko) sumando más de 800 espacios.

Por último, el artículo se asoma a la arista política de la cuestión. The Economist reconoce que el partido en el Gobierno, el PP, se ha puesto de lado de la jerarquía de la Iglesia. Pero termina recordando que la nueva alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), ha pedido que el monumento recupere el título de mezquita-catedral. De esta forma, concluye The Economist, “la batalla entre la cruz, la media luna y la conservación sigue encendiendo los ánimos”.


Desde Europa Laica venimos planteando que la denominación debe mantenerse cómo cuando fue declarada Patrimonio Mundial, Mezquita de Córdoba, y que tanto la titularidad como la gestión deben ser públicas, así como un uso exclusivamente civil, como otros monumentos en España o Europa.

FIRMA: No a las inmatriculaciones de la iglesia católica y por una Mezquita pública y de uso civil

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...