Teniente general en la base de Bétera (Valencia): «Algunas prédicas en mezquitas incitan al exterminio y eso hay que impedirlo»

Francisco Gan | Teniente general de la base de la Bétera. El teniente general Gan mira por una ventana de su despacho, en el histórico Convento de Santo Domingo de Valencia, sede del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad. / Damián Torres

Tiene algo en común con su referente, Alejandro Magno: una nítida visión del mundo que ha explorado hasta sus confines y de los conflictos que lo amenazan. Francisco José Gan Pamplos (Figueres, 1958) se siente catalán y español, «no españolista». Llegó en mayo a la jefatura del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad tras dirigir el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas. En su primera entrevista desde entonces, rehusa opinar de la tensión catalana, demanda más inversión militar, advierte del «error» de querer apartar la defensa de la educación y aboga por atajar el yihadismo de raíz.

Cuando nació la base OTAN hubo protestas. La hoy alcaldesa (Compromís) dijo que el Ejército «no encarna valores de paz e igualdad». ¿Qué le diría?

-La paz no es un valor, es el resultado de un conjunto de justicia, firmeza y continuidad. Tiene que ver con valores, con la capacidad para intervenir ante la desgracia ajena y mantener un equilibrio. Y me resulta difícil encontrar una organización que tenga más interiorizado el concepto de igualdad.

Pero las visitas escolares a la base quedaron zanjadas y algunos no quieren ni verles en Expojove.

-Hay un error de planteamiento. No se puede valorar ni querer lo que no se conoce. Las Fuerzas Armadas son de todos, se deben al pueblo. No existe una sociedad civil y otra militar. Hay sólo una de la que formamos parte todos. Todo es defendible menos el sectarismo.

La base de la OTAN ha sido activada dos veces en operaciones reales. ¿Es realmente tan necesaria?

-Es imprescindible. El flanco sur de la OTAN es vital.

¿Le augura protagonismo ante el problema yihadista?

-Podría tenerlo en formación de ejércitos locales en los países que lo combaten.

Los atentados nos golpean una y otra vez. ¿Cree que se gana algo contra el terror yihadista?

-Sí. Todos los días. Con el salafismo yihadista no existe negociación posible. La única respuesta es la eliminación de la amenaza.

Aviones, metros, camiones… ¿Qué se le ocurre a un estratega?

-Donde hay voluntad de hacer daño es probable que se logre. Los lobos solitarios obtienen información de pares, en la prédica de mezquitas no controladas o adoctrinados por quienes crean células. Hay que usar inteligencia, paciencia e infiltración.

¿Propone entonces una mayor vigilancia de las mezquitas?

-De la prédica. No se trata de que no haya libertad de religión. Pero una cosa es creencia y otra, extralimitación en el mensaje. Y si incita a la violencia o al exterminio, como es el caso en algunas prédicas, hay que prohibirlo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...