«Tariq Ramadán: Heraldo del Odio y del Terror»

T. RAMDADÁN es uno de los principales ideólogos actuales del fundamentalismo islámico. Tiene vetada la entrada en países como Francia (desde los años 90), en EEUU, por considerar los atentados del 11-M como dirigidos contra "objetivos legítimos", y en Gran Bretaña existen fuertes tensiones desde el 7-J por haber justificado estos actos terroristas.

Ramadán ha sido invitado a participar el FORO ATMAN 2005, junto con diversos personajes de la vida pública, entre ellos el actual Ministro de AAEE español. Nuestro Ministro compartirá mesa redonda con Ramadán sobre "Interculturalidad y desarrollo". No parece que Ramadán sea la persona adecuada para debatir sobre interculturalidad, cuando se ha manifestado a favor de:

  1. Suprimir las barreras entre lo público y lo privado, no reconociendo las instancias legítimas de la sociedad, la vida privada, la economía o la educación separada de la ley islámica o "sharia".
  2. Ser un judeófobo radical y militante. Por este motivo, la Embajada de Israel en España ha declinado participar en el encuentro Atman.
  3. Declarar ser un enemigo acérrimo de la laicidad, como en Francia, donde ha asumido desde la Suiza del exilio una lucha en favor del uso del velo islámico.
  4. Ser uno de los principales dirigentes del encuentro antiglobalizador en otoño pasado en las afueras de París.
  5. Participar y organizar reuniones con los líderes de Al-Quaeda que organizaron los atentados terroristas contra el World Trade Center en 1993.
  6. Mostrarse partidario de volver a la Edad Media y al Imperio Otomano, como momento cumbre del Imperio Islámico. En esta línea, destacan las advertencias del experto anglo-indio en terrorismo GUNARATNA, que ha manifestado que los verdaderos motivos del terrorismo islámico consisten en una lucha por el poder mundial, pretendiendo restablecer un nuevo Califato en el mundo.
  7. Defender la lapidación de las mujeres, si bien se ha mostrado partidario de una "moratoria".
  8. Calificar de "traidores al Islam" a aquellos países que no están "suficientemente coranizados".

Lo que verdaderamente hay debajo de este personaje que encarna uno de los principales ideólogos del fundamentalismo más radical es un líder, nieto del fundador de los Hermanos Musulmanes, organización terrorista egipcia que asesinó a Anuar El-Sadat por haber firmado la paz con Israel.

Dicha organización terrorista presenta cinco mandamientos religiosos obligatorios:

  1. Dios es nuestra meta.
  2. El Profeta nuestro modelo.
  3. El Corán es nuestra ley.
  4. La yihad nuestra vida.
  5. Nuestro deseo es el de ser mártires.

Además, es ampliamente conocida su posición antiamericana, así como su sensacionalismo. Su propio nombre desciende de Tariq Ibn Ziyad, jefe musulmán que conquistó España en el siglo VIII y que dio nombre a Gibraltar (ÿabal at-Tariq), nombre que presenta connotaciones de conquista o de tipo bélicas. Sin embargo, él insiste en afirmar que su nombre significa simplemente "luto por el regreso" a Europa.

¿No tendrá este hecho algo que ver con la fatwa lanzada por Bin Laden en 1997 donde mostraba que uno de los objetivos de Al-Quaeda era Europa, Al Andalus incluída? En el mismo sentido se ha manifestado Al-Zawahiri, mano derecha de Bin Laden.

La ambigüedad de Ramadán tampoco es un secreto: éste diferencia "adquisiciones" y "derecho de identidad". Por adquisiciones entiende los logros de la laicidad, que han permitido el acceso de los musulmanes en el mundo desarrollado en ámbitos como la educación, la práctica libre de su religión, la representación política o la defensa de sus derechos. Desgraciadamente, los occidentales no gozan de las mismas ventajas en los países musulmanes más radicales. Por derecho de identidad entiende la defensa del Islam que es una "englobación" que incluye todos los aspectos de la vida privada y social. ¿No se tratará acaso, de imponer la sharia al mundo entero? (GUNARATNA considera que sí).

Por lo tanto, se trata de una "contradictio in terminis", dado que no es posible defender la laicidad junto con una interpretación radical del Islam como la que defiende Ramadán. Se trata, más que de "interculturalidad y desarrollo", de "cultura islámica forzosa y subdesarrollo". Nos podemos preguntar cómo en España nos ofrecemos a semejante esperpento. ¿No está subyaciendo el argumento inconfesable del totalitarismo? Otra de las genialidades de este personaje se refiere a la necesaria "espiritualidad islámica, que contribuirá al renacimiento de los hombres y mujeres de este mundo". Más aún, se muestra de acuerdo con las tesis de su abuelo Al-Banna que "Occidente debe pasar a manos orientales".

La tesis de Ramadán y la Alianza de Civilizaciones de Zapatero
Existen en las tesis de Ramadán aspectos que se refieren a:

  • La visión absolutizadora de la religión.
  • La justitficación de la violencia.
  • Un deseo de dominio territorial expansionista.
  • Un desprecio por Occidente y sus valores.
  • Un activismo anti-occidental.

No se explica cómo en Europa, en España en particular estamos donde cobertura a este tipo de manifestaciones. Si desde dentro rompemos España, y Europa de paso, y desde fuera, nos dejamos invadir por ideologías totalizantes, que desprecian nuestros valores ¿Qué va a quedar de nuestra civilización?

No es posible una alianza y menos de civilizaciones con la barbarie. La Alianza de Civilizaciones presenta serias dudas. Alianza en el lenguaje de las relaciones internacionales cuenta con connotaciones defensivas, o al menos la existencia de un enemigo común. ¿Quién es este enemigo común? Sin duda, los EEUU, potencia vencedora de la Guerra Fría y gran superpoder actual sin parangón en el mundo. Para el sector perdedor de la Guerra Fría, la esperanza de una victoria parece estar presente en las reminiscencias del radicalismo islámico. ¿Cómo se compagina el no a la guerra, con la yihad? ¿Y el mundo civilizado con la alianza con el terrorismo? ¿Y los Derechos Fundamentales con la lapidación o la situación de la mujer en el mundo islámico? Siguiendo a SARTORI, la sociedad abierta de POPPER debe ser entendida como multiculturalidad, pero no entendida como una mezcla de identidades sin sentido, como una especie de nada absurda nihilista, donde acabará imponiéndose el más fuerte. No nos equivoquemos, el más fuerte es el Islam, y la parte débil es la civilización occidental, que no sabe quién es. (TIMOTHY GARTON-ASH, DAHRENDORF). SARTORI considera que la multiculturalidad debe ser entendida como diálogo e integración de la inmigración en las sociedades occidentales. De este modo, lograremos de verdad "interculturalidad y desarrollo", no invitando a un personaje tan polémico, heraldo del terror a un foro de debate en un país libre.

Se ha dicho de T. RAMADÁN:

  1. "Es un neo-fundamentalista moderno" (RÉMY LEVEAU)
  2. "Utiliza nuevos ropajes de una vieja retórica" (FRANCK FRÉGOSI)
  3. "Es un Señor de la Guerra" (CAROLINE FOUREST, autora del libro "Hermano Tariq")
  4. "Peligroso" (LIGA FRANCESA DE LA ENSEÑANZA). Esta calificación motivó su expulsión de Francia.

En conclusión, podemos decir que una cosa es integración y otra muy distinta, claudicación, que es lo que se está planteando en España actualmente, tanto en el contexto interno como en el internacional.

El actual Presidente del Gobierno manifestó que "no deseaba ser un gran líder"; parece que este hecho se está cumpliendo, no es líder, y menos aún, grande. Porque ¿Qué pensarán las víctimas del 11-M de un presidente que participa en un foro con un alentador del terrorismo islámico? ¿No a la guerra de EEUU y el mundo occidental y sí a la guerra santa del fundamentalismo más radical? Parece que estamos muy mal en planteamientos intelectuales. Parece, más aún, que de nuevo son las víctimas las que resultan desprotegidas frente a los verdugos. ¿El amigo de Osama un presidente democrático? Es el mundo al revés.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...