Tardá: «Wert, escriba mil veces no evangelizaré a los alumnos y no castigaré a los profesores»

La séptima reforma educativa de la democracia, liderada por José Ignacio Wert, ha recibido hoy su aprobación final en el Congreso sin más apoyo que el del mayoritario grupo popular y el rechazo de toda la oposición -menos UPN que se ha abstenido-. Los grupos de la oposición han advertido que la ley “nace muerta” al ser una materia tan sensible donde se necesitan apoyos políticos y de la educación educativa y los padres, y al no ser este el caso, han anunciado que la revocarán y promulgarán otra dialogada cuando las fuerzas parlamentarias lo permitan. En el pleno también se ha rechazado con la mayoría del PP una petición para reprobar al ministro de Educación, Cultura y Deporta, José Ignacio Wert.

Wert anuncia ahora el “tiempo de construir”
En su intervención para defender la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) Wert ha anunciado que ahora empieza el “tiempo de construir” pero desde el PSOE le han recordado que ya es tarde y han anunciado la posibilidad de acudir al Tribunal Constitucional contra la ley, una vía que ya ha anunciado el Gobierno canario. El nuevo marco educativo empezará a implantarse en el curso 2014-15 en Primaria y FP Básica, mientras que para Secundaria y Bachillerato será a partir del 2015-16.

Invasora, reaccionaria, confesional, contraria a la educación pública…
Izquierda Pluraly los grupos nacionalistas han anunciado que no acatarán una ley que han definido como invasora de competencias, españolizadora, reaccionaria, clasista, agresiva con el modelo de inmersión lingüística, minusvaloradora de la educación pública o no laica. Recuerdan asimismo que elimina la asignatura Educación por la Ciudadanía y defiende la educación diferenciada por sexos.

PSOE: “Dimita y llévese debajo del brazo su ley”
El diputado del PSOE Mario Bedera ha pedido la dimisión del ministro -”dimita y llévese debajo del brazo su ley”- y ha dicho que la reforma es “innecesaria”. Carlos Martínez Gorriarán (UPyD) ha comentado que “el principal error de la Lomce es que vuelve a ser una ley de partido”. Joan Baldoví (Compromís) ha calificado la reforma de “monstruosa, abominable y no gusta a nadie”, mientras que desde el PP, la diputada María Jesús Moro ha defendido la necesidad de esta reforma frente al “inmovilismo” de la oposición, mostrando como aval “11 millones de votantes”.

Tardá pone deberes al ministro
Especialmente contundente se ha mostrado Joan Tardá (ERC) quien ha alertado a Wert que “pasará al imaginario de los catalanes como una persona que quiso fracturar nuestra sociedad”. También ha dicho que como educador y aunque no es partidario de esos métodos, en el caso del ministro le conviene algo de su estilo para rectificar como escribir mil veces “no evangelizaré a los alumnos y no castigaré a los alumnos”.

Malestar y tristeza entre los docentes
La Plataforma Estatal por la Escuela Pública, integrada por distintas asociaciones y sindicatos de docentes, padres y alumnos, han mostrado su rechazo a la Lomce registrando en el Congreso una carta dirigida al presidente de la Cámara, Jesús Posada, en la que sostienen que hoy es un “día triste para la democracia”. Algunos integrantes de la Plataforma han seguido el debate desde la tribuna de invitados con camisetas verdes en favor de la escuela pública, y han advertido de que continuarán con las movilizaciones. Asimismo, el sindicato independiente del profesorado ANPE ha señalado en una nota que la reforma aprobada “dista mucho de ser la solución” a los problemas educativos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...