Syriza y el Estado laico en Grecia

Alexis Tsipras, líder de SYRIZA, juró -sin la presencia habitual de los popes y de la simbología religiosa- como nuevo primer ministro griego ante el presidente de la República, Károlos Papulias: «Señor presidente, juro que aplicaré la Constitución y las leyes y que trabajaré siempre por el interés general del pueblo heleno«. Es la primera vez en la historia de Grecia que un primer ministro sólo jura civilmente y sin la presencia del clero.

Un gesto laico y civil muy importante sin duda. Aunque antes del juramento había visitado al arzobispo ortodoxo de Atenas, Jerónimo, a quien le habría comunicado que solamente prestaría juramento civil y no religioso.

Según las mismas fuentes de la prensa helena: Tsipras le aseguró al jefe ortodoxo: “Vine para asegurarle que las relaciones entre la Iglesia y el Estado serán más importantes que en el pasado”, para expresar a continuación: “En cuanto a la solidaridad, es muy importante el papel de la Iglesia… y mi objetivo es colaborar estrechamente con ella”.

Grecia es un país confesional cristiano ortodoxo, la Constitución vigente expresa en su artículo 3.1: “La religión dominante en Grecia es la de la Iglesia Ortodoxa Oriental de Cristo. La Iglesia Ortodoxa de Grecia, que reconoce como cabeza a Nuestro Señor Jesucristo, está indisolublemente unida, en cuanto al dogma, a la Gran Iglesia de Constantinopla y a las demás Iglesias Cristianas homodoxas, observando inmutablemente, como las demás iglesias, los santos cánones apostólicos y sinódicos, así como las tradiciones sagradas…etc.” En el 3.3, expresa: “El texto de las Sagradas Escrituras es inalterable, y queda prohibida su traducción oficial en otra forma de lenguaje sin previo consentimiento de la Iglesia autocéfala de Constantinopla”.

La “Iglesia cristiana ortodoxa griega” (ICOG) lo inunda todo en Grecia, incluso la miseria. Es inmensamente rica a nivel patrimonial y suntuario. Es propietaria o participa de miles de empresas mercantiles. Tiene enormes exenciones de impuestos. El Estado griego financia el clero ortodoxo con más de 250 millones de euros al año, clero ortodoxo que -además- tiene el estatuto de funcionario. Es cierto que el Estado español (vía IRPF) también financia al clero católico con algo más de 250 millones de euros, pero hay que tener en cuenta que en Grecia son once millones de habitantes y en España algo más de cuarenta millones. A cada griego el salario de los curas le cuesta anualmente: 22€ y a cada español, algo más de 6 € al año.

El 95 por ciento de la Enseñanza en Grecia es de titularidad pública, pero es que, posiblemente, la ICOG no necesita centros privados (como en España) ya que “controla” la educación pública, en mayor o menor medida, al menos decide sobre parte del currículo: el que puede afectar a la moral. En las escuelas hay clases de religión y para no asistir hay que solicitar dispensa especial y demostrar que se pertenece a otra religión (que, al menos, son toleradas) o a otra convicción ideología en un complejo proceso, que aburre a “tirios y troyanos”. Por ellos muchas familias agnósticas, ateas, etc. acaban por “no complicarse la vida”   y “dejarse llevar” por la inercia de la religión oficial.

Además, hasta ahora, el Ministerio de la “cosa”, es decir de la Enseñanza, se denominaba de “Educación y Culto” y el Ministro/a de Educación, Religión, Cultura y Deportes. Veremos si el nuevo gobierno de SYRIZA hace algún gesto, aunque sea cambiando la denominación.

Hay que tener en cuenta que la inversión y gasto del Estado griego en la Enseñanza es de aproximadamente el 2,5% del PIB griego (PIB muy depauperado, por cierto). Porcentaje de PIB que es casi la mitad que en España y bastante menos de la mitad de la media de los países de OCDE (que es del 6%). Los maestros griegos cobran alrededor del salario mínimo (oficial, que no real), es decir unos 600 € al mes y para complementar el salario algunos de los docentes griegos, no tienen más remedio que dar clases de refuerzo al alumnado, fuera del horario lectivo y previo pago de una especie de “permanecías”, claro de las familias que se lo pueden permitir.

El Gobierno de centro derecha saliente, hace algún tiempo, llegó a un pacto con los Popes de la ICOG para crear una especie de macro empresa público-privada para que el Gobierno participara del patrimonio y negocios mercantiles de la Iglesia, pero a cambio ésta tomaría el poder definitivo de los servicios sociales. Vamos “las “Cáritas” ortodoxas” (para que nos entendamos, en clave española) se han convertido -en la práctica- en una especie de corporación cuasi de “derecho público”, que gestiona la caridad y lo que quede de solidaridad. Cediendo los ayuntamientos a estas entidades religiosas, poco a poco, la gestión más importante de la ayuda a las clases más desfavorecidas.

Como se ve la situación es muy compleja, altamente compleja… en un Estado (el griego) que respira corporación religiosa ortodoxa por todos sus poros (políticos, sociales y económicos) y posiblemente, junto a los mercados, el gobierno alemán y a la TROYKA financiera, sea la causante de muchos de los enormes males de este bello país. Con, incluso, una baja del 40% de las pensiones y desahucios a la orden del día, hasta ahora que el nuevo Gobierno ha prometido solucionar con intensas medidas de choque.

En este escenario SYRIZA consigue ganar las elecciones y muchos nos alegramos de ello, porque pensamos que, ante tan lamentable situación, en Grecia hay que cambiar el “curso de la historia” y una mayoría de los votantes, libremente, han entendido que había que hacer un gesto a favor de un partido de la izquierda griega, que tiene dilatada experiencia política. Gobierna y administra provincias y municipios y ya tenía más de sesenta diputados y diputadas en el Parlamento griego, desde las últimas elecciones. Por lo tanto la lógica político-ciudadana se ha impuesto, afortunadamente.

Otro resultado hubiera sido una gran sorpresa: -¡Hay que probar, hay que cambiar…! -¡Peor que estamos, no podremos estar! -¡Hemos tocado fondo!… es lo que argumentan miles de votantes que antes votaban al PASOK e, incluso, a partidos conservadores.

El voto es obligatorio en Grecia (?) a pesar de ello la abstención ha pasado del 36%. Y en el fondo también se ha producido una especie de contra-voto, por parte de algunos. Y no hemos de pasar por alto la cantidad de votos reales (no de porcentaje) recibidos por formaciones ultra fascistas o de ultra derecha. ¡Ojo a este dato! Incluso los que han votado al partido de orientación comunista (KKE) que proclama la salida de Europa y del euro y que no formarán parte del Gobierno.

Con este panorama Tsipras, el líder de SYRIZA, (hombre que se ha proclamado públicamente como ateo y que no ha bautizado a sus dos hijos) en los últimos meses (desde que las encuestas le otorgaban una cierta mayoría)… ha hecho gestos importantes de acercamiento hacia la jerarquía ortodoxa. Ha visitado el Monte Athos (un lugar sagrado) en la navidad ortodoxa y ha participado en actos religiosos.

Fueron gestos muy hábilmente diseñados para tranquilizar a parte de los posibles votantes, pero que contrastan con sus ideas y las de SYRIZA, hasta ahora.

Gestos que también han ido acompañados de atraer a políticos, por ejemplo, del PASOK con cierta experiencia de Gobierno e, incluso, al parecer había “fichado” a la diputada Rachel Makri, de un partido de la extrema derecha griega, según cuentan ciertos medios de comunicación.

Horas después de ganar las elecciones el líder de SYRIZA, ha pactado gobierno con la agrupación derechista Griegos Independientes (Anel), formado, en su mayoría, por tránsfugas provenientes del partido dirigido por el ex-primer ministro Samarás, porque no aceptaban las políticas de austeridad impuesta por el anterior Gobierno.

Y llegados a este punto y como se preguntan los laicistas griegos y a pesar del importante gesto civil del juramente: ¿Para cuándo la construcción del Estado laico en Grecia? ¿Para cuándo la eliminación de privilegios que tiene la iglesia cristiano ortodoxa griega? ¿Para cuándo la separación del Estado griego de la religión? Y yendo aun más lejos: -¿Para cuándo la desamortización de bienes en poder de la Iglesia, que deberían de ser públicos…

Tsipras, mantuvo unos días antes de las elecciones un encuentro en twitter, que recibió más de 10.500 preguntas de internautas. Dando a conocer el “Programa unitario de Salónica” que es la columna vertebral de su programa de gobierno:

Marcó 4 prioridades: -Alivio urgente a las víctimas de la crisis, -recuperación económica, -creación de empleo y -reforma de las estructuras del Estado… Sin embargo, expresó con extrema claridad, ante bastantes preguntas formuladas por internautas que temas como: El matrimonio homosexual y la separación de poderes Iglesia-Estado, no entraban dentro de sus prioridades.

Aunque a veces las prioridades se confunden. Puede haber otras prioridades en Grecia y quizá tiene razón, pero: ¿Nos suena, verdad? Por eso algunos líderes de todo pelaje y color, ante la imposibilidad de erradicar la pobreza, de hacer crecer el empleo, de ser capaces de redistribuir la riqueza, se “encomiendan a Dios”, para que éste “obre el milagro”.

Esperemos que no sea éste el caso. Mientras tanto, enhorabuena al pueblo griego y, por supuesto, a SYRIZA. Aunque para comenzar a “construir el Estado laico”… ¡hasta podemos esperar cuatro años! si fuera necesario y si es por el bien solidario de la ciudadanía griega.

Hay que esperar, sin duda para comenzar a construir el Estado laico, comenzando por la reforma constitucional… Pues frente al gesto del juramento civil, están las prioridades de un programa en el que no se contempla, por ahora, la separación del Estado griego de la religión y según ha manifestado, Tsipras, al jefe ortodoxo Jerónimo hoy 26 de enero, como antes comentamos: “las relaciones entre la Iglesia y el Estado serán más importantes que en el pasado”. Si es verdad esta afirmación: ¿MÁS?

Confiemos, alegrémonos y no “agüemos la fiesta”… Inicialmente, mi voto de confianza lo tiene. Por supuesto.

Juramento civil de Tsipras como primer ministro de Grecia 2015

Juramento civil de Tsipras como primer ministro de Grecia 2015

Juramento religioso usual en los gobiernos anteriores de Grecia

Juramento religioso usual en los gobiernos anteriores de Grecia

 Tsipras, en la fiesta de la natividad del señor de la Iglesia    cristiana ortodoxa griega en el Monte Athos, el pasado seis de enero de 2015.

Tsipras, en la fiesta de la natividad del señor de la Iglesia cristiana ortodoxa griega en el Monte Athos, el pasado seis de enero de 2015.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...