Sospechas de la «capital musulmana»

Birmingham dispone de una gran mezquita famosa por las prédicas radicales de su imán

El pasado 15 de enero, Dispatches, un programa de la cadena de televisión Channel Four, ofrecía el alarmante testimonio de la propaganda extremista difundida en una mezquita de Birmingham. Filmados en secreto durante 10 meses en la mezquita de Green Lane, el imán Abú Usama y otros correligionarios entrenados en Arabia Saudí, predicaban en sus sermones la caída de la democracia británica, para ser reemplazada por un régimen islámico.
En sus arengas pedía a la audiencia que golpeara a las mujeres y que estas llevaran velo, y abogaban por el matrimonio de las jóvenes antes de alcanzar la pubertad. Además de llamar a los homosexuales "pervertidos, sucios, asquerosos perros que deben ser asesinados", Usama condenaba la integración y el multiculturalismo predicando la lucha contra infieles, cristianos y judíos.
Green Lane no es lugar marginal. Es un templo gigantesco al que asisten cada semana miles de creyentes. También es el cuartel general de una oenegé que controla 40 locales religiosos en todo el Reino Unido. También en Birmingham está el Centro Islámico de Sparkbrook, una asociación cultural y caritativa que Tony Blair visitó y alabó por su labor de integración y donde uno de sus líderes fue filmado elogiando al régimen de los talibanes.
Situada en el centro de Inglaterra y con una comunidad de 150.000 seguidores del islam, la ciudad es conocida como la "capital musulmana de Gran Bretaña" y ha sido asociada en varias ocasiones con el radicalismo islámico.
Además, Birmingham es cada año sede de una gran conferencia a la que asisten las más diversas corrientes entre los musulmanes británicos. A la cita han acudido grupos fundamentalistas, como Hizb ut Tahrir y Al Muhajiroun, condenados por las autoridades de Paquistán. La charla de Hizb ut Tahrir, que espera convertir el mundo en un califato universal, logró reunir a 10.000 personas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...