Sororidad, feminismo y laicismo

Sororidad es un neologismo que se emplea para referirse “a la amistad entre mujeres diferentes y pares, cómplices que se proponen trabajar, crear y convencer, que se encuentran y reconocen en el Feminismo, para vivir la vida con un sentido profundamente libertario” (1), es la hermandad entre mujeres, compañerismo en un contexto de discriminación sexual.

Etimología- La palabra “sororidad”, tiene origen latino, procede de soror, que significa hermana carnal o sor.

Fue reconocida por la Real Academia Española, que aceptaba algunos otros derivados como “sor” (tratamiento que se da a una integrante de una orden religiosa), “sóror” (referido a dichas religiosas) o “sororal” (de hermana); esta palabra fue incorporada el 21 de diciembre de 2018 en el Diccionario de la Lengua Española.

Primer uso documentado del término en español- En un texto de Miguel de Unamuno (Bilbao, 29 de septiembre de 1864 – Salamanca, 31 de diciembre de 1936; escritor y filósofo español) publicado en la revista argentina Caras y Caretas en 1921, y también en su texto de ese mismo año, La tía Tula, el escritor, refiriéndose a la tragedia de Sófocles sobre Antígona, la hija de Edipo y su madre, Yocasta, plantea la necesidad de emplear un término equivalente a la palabra fraternal (derivado del latín “frater”, hermano) pero relacionado a las hermanas: ¿Fraternal? No: habría que inventar otra palabra que no hay en castellano.

Fraternal y fraternidad vienen de frater, hermano, y Antígona era soror, hermana. Y convendría acaso hablar de sororidad y de sororal, de hermandad femenina.

Posición del Feminismo- El Feminismo propone que este concepto vaya más allá de solidaridad, la diferencia radica en que la solidaridad tiene que ver con un intercambio que mantiene las condiciones como están; mientras que la sororidad, tiene implícita la modificación de las relaciones entre mujeres. En resumen, la sororidad se traduce en ayuda, confianza, lealtad, hermandad y reconocimiento entre mujeres para construir un mundo diferente.

Relación entre Laicismo y Feminismo- Existe un grupo numeroso de personas influyendo en la necesidad de que los movimientos Feministas, incluyan el Laicismo en sus postulados, todo ello sin interferir la libertad de los individuos en la experiencia personal de la fe, es urgente para el Feminismo que la sociedad avance en Laicidad, porque la religión es uno de los elementos del sometimiento de la mujer y es un sostén del patriarcado. Las religiones, por sus trayectorias han sido una de las fuentes de discriminación y oposición a la mujer, por lo que se podría decir que no es posible desarrollar el Feminismo y conseguir sus objetivos, sin la separación de las Iglesias y el Estado que es lo que propugna el Laicismo, en consecuencia, los dos movimientos el Feminismo y el Laicismo, que luchan por la igualdad, preservando las diferencias, están llamados a entenderse y trabajar en compañía, ambos movimientos son emancipatorios y están en el mismo combate.

Ibtissam B. Lachgar, (Rabat, agosto 1975), activista marroquí, recientemente ha hecho una defensa clara del Laicismo en la educación y el Estado como única vía para la igualdad real. La activista ha defendido que Laicidad y Feminismo van de la mano, “pues todas las religiones son misóginas”. Los laicistas, sean hombres o mujeres llevan intrínsecamente el Feminismo.

Simón Mejía Valderrama

NOTAS: (1) Marcela Lagarde, (Ciudad de México, 30 de diciembre de 1948), académica, antropóloga, e investigadora feminista.

BIBLIOGRAFÍA: http://www.es.wikipedia.org Boletín diario de Europa Laica – Europa Laica en sintonía, 48 renglón torcido – Asunción Villaverde, febrero 2 de 2019.  http://www.mujerpalabra.net

________________

*Los artículos de opinión expresan la de su autor, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan todo lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus comunicados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...