Sordos tambores cercanos

En África, en dos de los principales países por su población, su posición estratégica desde el punto de vista geopolítico y su riqueza potencial –Argelia y Sudán- se preparan masivos e importantísimos cambios político-sociales mientras en la India se está realizando un giro hacia la supresión del Estado laico y su transformación en Estado confesional hinduista que podría ocasionarle grandes problemas internos e internacionales al régimen de extrema derecha que dirige Narendra Modi con el apoyo de la gran burguesía de la India ( la cual apoyaba anteriormente al Partido del Congreso de Gandhi y Nehru).

Aunque la India tiene 1.339 millones de habitantes, o sea, sólo 47 millones menos que China, y aunque Argelia es un gran país petrolero y productor de gas y Sudán es el granero de África, la prensa empresarial europea, estadounidense y latinoamericana ignora un proceso inmenso que podría transformarse en una bomba de tiempo política y social para el régimen capitalista que esa prensa defiende con la mentira, la desinformación, el ninguneo o la interpretación sesgada.

La India, en efecto, tiene un electorado de 900 millones de habitantes que está votando para elegir 543 diputados del Lok Sabha, pero no por esto es la “democracia más grande del mundo”. Subsiste el sistema de castas, los parias siguen en su condición de intocables, el uno por ciento de los más ricos acumulan el 68 por ciento de las riquezas (hace apenas cinco años tenían cerca del 40 por ciento de la misma), el 90 por ciento de los indios sobrevive con menos de 144 dólares al año. El gobierno hinduísta tolera además los linchamientos de quienes sacrifican un vacuno, aunque los musulmanes asciendan a 175 millones contra 1.300 millones de hinduistas y el gobierno Modi, para ganar votos ultraderechistas, bombardeó Cachemira durante las elecciones, colocando al país ante la posibilidad de una guerra con Pakistán.

Por supuesto, el primer ministro de la India es antichino, anticomunista y ferviente simpatizante de Trump, que lo utiliza regularmente para amenazar a Beijing y a Pakistán, pero que según Washington no lo ayuda suficientemente en Afganistán. La corrupción política, con sus continuos escándalos, y la movilización de centenas de millones de mujeres por sus derechos democráticos y humanos y la igualdad salarial con los varones amenazan sin embargo la estabilidad del partido ultrarreaccionario BJP que Modi dirige.

Pero la amenaza anticapitalista principal proviene de la subsunción de toda la sociedad por el capitalismo, que penetró en las comunidades rurales, las tribus y las familias, que eran conservadoras, relativamente homogéneas y estables, provocando una disolución social, enormes migraciones y una urbanización masiva en condiciones de miseria extrema.

Es el capitalismo la principal fuerza anticapitalista. Trump necesita precios petroleros relativamente altos para que la costosa extracción del petróleo estadounidense mediante el fracking sea rentable (y para afectar a sus rivales europeos y chinos, que son grandes importadores de gas y de crudo) y por eso lanza su ofensiva contra Venezuela e Irán. Pero provoca así crisis sociales y dificultades económicas serias en la Unión Europea, en China y en los países importadores netos de combustibles y renueva la utilización del carbón y de la industria nuclear agravando la crisis climática. Al mismo tiempo, tanto las nuevas dificultades en la vida cotidiana en todos los países, industrializados o no, así como la nueva esperanza de los pueblos que en su momento (como en Rusia, Argelia, Nigeria o Indonesia aprovecharon el maná de la renta petrolera), estimulan los movimientos sociales. El hilo de la conciencia histórica profunda, que parecía roto, vuelve a anudarse. Una revolución nacional y de liberación, como la argelina, que hace menos de 40 años costó al pueblo argelino un millón de muertos sobre once millones de habitantes, también vuelve a aflorar.

El FLNA construyó y dirigió un Estado capitalista sin una burguesía nacional digna de ese nombre mediante un aparato burocrático-militar de advenedizos que durante los últimos 30 años ni siquiera pudo estabilizarse y tuvo que mantener a un viejo semiparalítico y que no puede hablar como presidente de un país cuya neoburguesía es vasalla de Francia o de Estados Unidos y cuyos jóvenes, en cambio, miran con ansiedad los cambios en Francia.

No es de extrañar que las 25 semanas de lucha de los Chalecos Amarillos hayan conducido a 20 semanas de combate en Argelia por la reanudación de la revolución social que fue interrumpida a partir de la Independencia por un seudo “socialismo” militar. El objetivo de un pueblo de jóvenes desocupados y desarraigados no es meramente la expulsión del presidente Bouteflika sino la eliminación de todo el sistema de explotación, mando arbitrario y sumisión al imperialismo. Como cuando su revolución en los 50, Argelia desencadena las esperanzas de Sudán y otros procesos similares en el mundo árabe. Los trabajadores se ven a sí mismos en la lucha de sus hermanos.

Guillermo Almeyra

_______________

*Los artículos de opinión expresan la de su autor, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan todo lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus comunicados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...