Solución por mano propia, advierten disidentes de Nueva Jerusalén

Lamentan que elementos policiales y MP presenciaron el acto, sin intervenir

El grupo disidente de la comunidad Nueva Jerusalén, del municipio Turicato, advirtió que actuará con la misma violencia que lo hicieron los conservadores el pasado viernes, al incendiar y demoler la escuela por oponerse a la educación laica. Ello, si el gobierno estatal se mantiene en la indiferencia, como hasta el momento.

Ayer, un grupo de jóvenes y padres de familia de esa comunidad vinieron a esta capital para dar una conferencia de prensa y denunciar que pese a las acciones radicales de parte de los seguidores del padre Martín Tour, la administración faustista no ha hecho nada.

Oscar Montero Arreola dijo ser representante de los jóvenes de la comunidad, de la parte denominada "marginada", quien vino a explicar que "ahorita las cosas están tensas, tanto de una parte, como de otra".

Puntualizó que "nosotros estamos sentidos y estamos molestos por lo que sucedió", pero también porque "el gobierno, teniendo todas las facultades, no hace nada". Exhibió que "estuvieron ahí, mandaron 3 patrullas con dos elementos cada una, ¡qué pueden hacer! Posteriormente llegó el Ministerio Público y tampoco hicieron nada".

Por la tarde, narró que fue el subsecretario de gobierno, Fernando Cano Ochoa, quien "primero habló con la parte que tiró las escuelas y a nosotros nos dijeron lo que siempre: que tengan paciencia, que cooperemos y que no agredamos", sin embargo, consideró que la destrucción de las aulas "ya es el colmo completamente".

Ante este escenario, alertó que si en las próximas horas no se cumple el Estado de Derecho en la Nueva Jerusalén, de manera que el Ejecutivo Estatal "resuelva el problema y garantice la educación laica y gratuita, en base al artículo tercero y 24 de la Constitución, nosotros vamos a aplicar la fuerza, porque si nosotros no tenemos otra opción, no nos va a quedar nada más que hacer".

Continuó: "No estamos preparados con armas, o no sé si algunos… hay palos, no sé si hay armas, pero supongo que habría la manera de hacerlo. No queremos eso, queremos apostar la vía pacífica, pero no nos quedará otro remedio".

Mientras que Emiliano Juárez Damián, padre de familia, alarmó que los conflictos político-religiosos se "agudizan a través del mal gobierno que nosotros vemos". Incluso, reveló que incrementó cuando "empezaron las campañas a gobernador en el 2011 y nosotros conocemos a fondo el problema, somos habitantes de la misma comunidad".

También exhibió que los fieles de la Virgen del Rosario, de ese pueblo fundado en 1973 por el sacerdote excomulgado y conocido como Papá Nabor, y que derribó las escuelas, es un grupo que pertenece al PRI y que "con machetes y palos se escudan a través de la religión".

Respecto a la postura que el gobernador Fausto Vallejo Figueroa fijó la respecto, dijo: "Nosotros vimos, ayer por la tarde, al gobernador que decía que somos dos grupos radicales que disputan el poder de la comunidad, pero eso es falso. Nosotros no buscamos un liderazgo, no buscamos mover gente, no buscamos hacer negocios, sólo nos hemos organizado para buscar la educación laica y gratuita". (J)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...