«Sólo si os castráis os acercaréis a Dios»

El poder de convicción de los guías espirituales en India es en ocasiones sorprendente. Sus fieles seguidores atienden sus oraciones y consejos destinados, en teoría y en la mayoría de casos, a construir una humanidad armoniosa y a conectar con sus deidades. Gurmeet Ram Rahim, un afamado gurú afincado en el estado de Haryana, arrastra una serie de polémicas que le sitúan bajo la lupa policial en la actualidad.

La policía investiga si Ram Rahim animó a más de 400 seguidores a someterse a castraciones en su ashram (centro de meditación) para que así pudieran acercarse a Dios. La Oficina Central de Investigaciones (CBI, por sus siglas en inglés) se ha hecho con el caso esta semana, después de la orden dada en diciembre por un tribunal. La CBI está detrás del gurú por intimidación criminal y por causar daños corporales graves al realizar las operaciones.

El caso se inició tras la denuncia que uno de sus fieles, Hans Raj Chauhan, presentó en 2012 ante un tribunal local asegurando que había sufrido una castración «dolorosa». Según su testimonio, junto a él otros 400 sadhus (ascetas hindúes) fueron castrados «a la fuerza» con falsas promesas, por lo que reclama una indemnización. «Se les dijo que sólo aquellos que se castrasen serían capaces de encontrar a Dios», afirmó su abogado, Navkiran Singh, ayer a la agencia Afp.

Estas castraciones, según la demanda, se llevarían produciendo desde el año 2000, pero Singh dijo que el miedo ha hecho que los afectados hayan tardado en dar un paso al frente. El gurú Ram Rahim, en su defensa, señaló ayer que las operaciones a manos de su equipo médico se realizaron con el consentimiento de los devotos, según la prensa local.

«Estas acusaciones me molestan cuando yo hago el bien para la humanidad. Por eso mi abogado y yo vamos a ir al tribunal a desafiarlas», afirmó el miércoles en un acto de promoción de una película que protagoniza y que se va a estrenar en el país.

La organización espiritual que dirige, Dera Sacha Sauda, dice contar con 50 millones de seguidores en India y el resto del mundo. Él se autodefine como escritor, inventor, científico, filósofo y activista por la paz. Es amigo del primer ministro Narendra Modi, quien en octubre, antes de que saltase esta polémica, fue a visitarle en un acto electoral para pedir el apoyo de sus fieles.

Pero las presuntas castraciones no son la única mancha en el currículum de este líder espiritual. Se enfrenta también a un juicio en el que se le relaciona con el asesinato de un periodista en 2002 y a varias demandas de explotación sexual en 2007 presentadas por seguidoras suyas.

Dera Sacha Sauda se estableció en 1948 en Sirsa, Haryana, al norte de India. En su página web, dice que promueve el amor, la paz, la buena salud y los valores morales. Según sus bases, «Dios sólo se puede encontrar con verdadera meditación». Si la Justicia finalmente da la razón al devoto denunciante, se confirmará que las prácticas de este gurú piden algo más que meditación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...