Socialistas cristianos acuerdan crear un grupo en la ejecutiva del PSOE

El manifiesto final reivindica la espiritualidad y el legado cordobés de tolerancia y convivencia.Jáuregui afirma que su partido ha subsanado «una anomalía histórica» respecto a los creyentes.

El coordinador de la Interparlamentaria de Andalucía y miembro de la ejecutiva federal del PSOE, Javier Barrero, anunció ayer que el movimiento socialista cristiano conformará un grupo propio dentro de la comisión ejecutiva federal del partido. Se trata del mayor salto cualitativo hasta la fecha de esta sensibilidad interna del PSOE para hacerse oír en los órganos de decisión del partido de izquierdas, una corriente que opina que el mundo cristiano y el socialismo "no son contrapuestos, sino dos mundos que se compaginan", explicó Barrero ayer en Córdoba en el acto de clausura del Congreso de la Liga Internacional de Socialistas Religiosos (ILRS, en sus siglas en inglés), un encuentro que ha reunido a cerca de 200 representantes de 18 países distintos, tanto de confesión cristiana como musulmana, judía e hinduista.

En su discurso de clausura, Barrero reivindicó los valores espirituales, algo que "tienen en común" la ideología socialista y la de grandes religiones. El responsable del PSOE también coincidió en que la ética que impone por un lado la fe y, por otro, el ideario político proporciona fórmulas para salir de la crisis y enfrentarse a un mundo capitalista globalizado, dijo coincidiendo con el lema del encuentro internacional (Crisis global y espiritualidad ) y con el gran debate que ha centrado el congreso, que se ha visto reflejado también en las conclusiones del encuentro, en el manifiesto final y en el plan marco trienal Tejer Redes del recién formado grupo federal Cristianos Socialistas del PSOE.

RAMON JAUREGUI También el europarlamentario socialista Ramón Jáuregui, que ayer participó en la jornada de clausura, reflexionó en su intervención sobre los retos que se le presenta a la sociedad actual y la necesidad de incorporar valores éticos del socialismo y de las religiones a la política para, por ejemplo, salir de la crisis económica actual.

Al respecto, Jáuregui propuso un decálogo de acciones a nivel global, europeo y nacional para incorporar una nueva ética a la política que permita mejorar el presente y el futuro ya que "no podemos hacer frente a nuevos problemas con viejos ideales".

Respecto al propio congreso, Jáuregui afirmó que servía para salvar "una anomalía histórica en nuestro partido", que condicionado "por los graves sucesos del siglo XX" propició un desencuentro con el mundo creyente, cuando en realidad "el PSOE es un partido laico, pero nunca ha sido un partido anticristiano, que es algo muy distinto".

CORDOBA 2016 También el secretario provincial del PSOE, Juan Pablo Durán, reflexionó en su discurso sobre las coincidencia entre las creencias religiosas y el ideario socialista, se confesó ante el auditorio como "cristiano heterodoxo" y pidió una vuelta de la Iglesia al espíritu del Concilio Vaticano. Además, Durán agradeció que el manifiesto final del congreso de la ILRS se abra citando a Córdoba, a la que se ha puesto en este encuentro como referente histórico de tolerancia, paz y convivencia entre credos, y obtuvo el aplauso de los presentes cuando pidió el apoyo de la ILRS a la candidatura de Córdoba como Capital Cultural Europea del 2016.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...