Sobre La Seo

Sin que sirva de precedente esta mañana he caído en la tentación de perder el tiempo leyendo un artículo del panfletario Heraldo de Aragón. Lo firma Luis. J. García Bandrés y lo titula “La Seo no se toca”. Estamos de acuerdo en el encabezamiento, totalmente de acuerdo, discrepamos en las intenciones del escritor.

Reconozco que se me escapan las motivaciones que alumbran al autor, las atisbo, por su declaración, de asistente a misas en la Catedral, pero sigo sin comprender sus verdaderas intenciones.

Hace el señor García Bandrés una especie de recorrido histórico para fundamentar sus argumentos, ¡poca chicha para tan altos objetivos!

Se equivoca, nadie discute ni debate el uso religioso del templo, no es esa la materia, el uso religioso en absoluto se cuestiona. La polémica únicamente se centra en la propiedad, en lo que eso conlleva, en las consecuencias de inscribir a título de propiedad un bien inmobiliario.

¿Qué implica ser dueño de un bien inmobiliario? Pues además de los derechos inherentes a la posesión de un bien, tiene sobre todo la posibilidad de realizar operaciones económicas avaladas por la fuerza incontestable del bien. Así de simple y así de humano, nada de altura de miras para fines sagrados. Dinero, en eso consiste la diatriba, nada más ni nada menos, dinero al cajón.

Hay una cosa que el mismo escribiente reconoce: La inversión pública (Diputación General de Aragón, Ayuntamiento y Estado Central) en la reconstrucción, acondicionamiento y mantenimiento del templo supera el 50% del coste, alegan que el otro porcentaje (casi 50%) sale de las arcas del Arzobispado zaragozano. La bolsa de donde el amigo Elías Yanes o cualquiera de sus sucesores extraen los fondos para el pago la alimentamos entre todos. Es decir, vuelve a pagarse con dinero de todos los contribuyentes.

Solo hace falta recordar de donde provienen la mayor parte de los ingresos que maneja la cúpula eclesiástica: de los presupuestos del Estado.

¡Basta ya de mentiras! Cuando la Iglesia Católica Española abona una factura lo hace con fondos que ha recibido de la totalidad de los españoles, creyentes y no creyentes, cristianos, musulmanes, evangelistas y ateos. Todos, absolutamente todos aportamos al cepillo eclesiástico de los Rouco, Cañizares, Reig Pla, Camino y tantos otros príncipes de la Iglesia que callan ante el abuso y mantienen sus vidas de lujo y dispendio a costa de personas que en creen sus homilías. Y también, se proveen de fondos de otras muchas gentes que, en uso de su libertad de conciencia, no se tragan sus rollitos espirituales.

Todos sabemos cómo se han construido y mantenido los lugares de culto, con el sudor y la sangre del pueblo. Acudir a una “historia” de epopeya que ha sido escrita desde los púlpitos o por los cronistas pagados es, además de una falacia, una postura completamente hipócrita y falsa. De sobra conocemos como se cantan las loas de los vencedores. El mismo Alejandro Magno llevaba entre los componentes de su séquito a un juglar para que cantara sus gestas y ocultara sus debilidades.

Tampoco la costumbre otorga un sello de calidad indeleble. Que la tradición haya caminado en una dirección no quiere decir que no se deban producir cambios. Pongamos unos ejemplos: tirar cabras desde un campanario era una antigua tradición que afortunadamente fue abolida. Zurrar a las mujeres es una ancestral tradición que tratamos de erradicar. También era tradición tirar discapacitados físicos por un escarpado o ahorcar homosexuales. Tradiciones que espero que el señor García Bandrés repudie y no pretenda su recuperación ¡No todas las tradiciones son respetables!

Ahora bien, tras todas estas reflexiones me quedo con el titular “La Seo no se toca”. Estamos de acuerdo señor periodista, NO se toca la Catedral, ni la Magdalena, ni San Juan de los Panetes, ni nada que sea manifiestamente PÚBLICO y se pretenda privatizar a nombre de un Estado extranjero.

Algún día conoceremos sus motivaciones y las  de los que ardorosamente defienden la usurpación que ha llevado a cabo la Iglesia Católica española  de estos bienes.

Seguramente serán poco lícitas y llenas de intereses ladinos. Algún día lo sabremos, hasta entonces dejemos las cosas como estaban antes del expolio  y defendamos que los bienes comunales “NO SE TOCAN”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...