Sobre Benedicto XVI

Una carta aparecida en El País el pasado 21 de abril bajo el título «Benedicto XVI» ha originado unas respuestas de los compañeros Francisco Cuberos y Carmen Echeverría cuyos textos se transcriben a continuación.

BENDICTO XVI

"Ya han aparecido críticas al nuevo Papa. La mayoría puede resumirse en una: Joseph Ratzinger es muy ortodoxo doctrinalmente. Por más que lo intento, no encuentro calificativos suaves para semejante
estupidez. Nadie con sentido común puede exigir que el máximo representante de la Iglesia no defienda la doctrina católica.
¿Alguien criticaría al presidente de un banco por empeñarse en aumentar los beneficios de la entidad?
Esas críticas suelen provenir de personas alejadas de la Iglesia. Y ante eso me pregunto: ¿piensan de verdad que el Papa de los católicos debe ser elegido al gusto de los no católicos? ¿Es razonable que el
presidente de Lituania deba ser elegido al gusto de los ciudadanos de Nigeria? No. Al Papa lo eligen los cardenales de la Iglesia católica, y si a alguien no le gusta, que se aguante.
Ciertamente hay un empeño en atacar a la Iglesia católica. No recuerdo haber escuchado nunca ninguna crítica ante la elección (o nombramiento o lo que sea) de los rabinos judíos, los imanes musulmanes, los pastores luteranos o anglicanos, etcétera. Y en todos los casos se trata de confesiones muy extendidas.
Déjennos en paz a los católicos con nuestro queridísimo Papa y ocúpense de sus propios problemas".
Juan Gaisse Fariña  –  Vigo

 

PRIVACIDAD

"Estoy -como apunta el Sr. Gaisse Fariña, de Vigo, en su carta de ayer a esta sección- perfectamente de acuerdo en que deberíamos dejar en paz a los católicos como él con su queridísimo nuevo Papa y
ocuparnos, los no católicos, de nuestros propios problemas.
Aquí la cuestión es la siguiente: ¿Llegará el día en que los creyentes católicos y, especialmente, sus jerarcas -desde las Conferencias Episcopales a la Curia Romana con Benedicto XVI a la cabeza-  dejen en paz al resto de los ciudadanos que no comparten sus ideas religiosas y mantienen otras distintas, religiosas o no?
No es la primera vez que oigo una argumentación (¿?) como la reseñada en el primer párrafo. Anteayer mismo, llamaba indignada una señora a María Teresa Campos porque en el debate que conduce en Antena 3, sus contertulios se permitían algunas reflexiones sobre la elección de Benedicto XVI. Y llevado al extremo, hace un mes, en un periódico de aquí, ponían de vuelta y media a un conocido mío por haberse atrevido a opinar sobre determinada cofradía de semana santa a la que no pertenece.
Más, por "sangrante": Las parejas homosexuales quieren acceder a los mismos derechos que las heterosexuales… siendo un asunto privado de unos ciudadanos como cualesquiera otros, no pueden según la variada clerigalla de este país… Las asociaciones laicistas demandan – aparte de otras peticiones- que los adoctrinamientos religiosos salgan de la escuela pública y se den en el seno de las familias o de las distintas confesiones religiosas… sale el sr. Carbonell de la CONCAPA y se permite opinar no sólo sobre lo que entiende que deben estudiar los alumnos católicos, sino de lo que deben estudiar los otros cuando estamos también ante otra cuestión de estricta privacidad.
Señor Gaisse: quiero y puedo respetar su privacidad pero, en reciprocidad, a usted y otros como usted les pido lo mismo.
En fin, espero que el señor Zapatero -que ha sido elegido por 11 millones de españoles- no se deje intimidar por las presiones de un señor que, por muy respetable que pueda ser, está donde está gracias
a 115 individuos que vistiendo tan raro, no oso yo decir que son unos "anormales" ".
Nada más, un abrazo y hasta pronto:
Paco Cuberos

 

QUE NOS DEJEN  EN PAZ

Juan Gaisse Fariña  de Vigo dice "Déjennos en paz a los católicos con nuestro queridísimo Papa y ocúpense de sus propios problemas.". Ya quisiéramos nosotros que el queridísimo Papa  se ocupara de resolver sus problemas sin involucrarnos a todos – La Iglesia Católica está exenta de pagar impuestos, y disfruta de  unos privilegios abusivos en materia económica  Se pagan con dinero público los sueldos del clero, de la jerarquía, de los profesores de religión que constituyen un numerosísimo  parafuncionariado
– Dueña de gran parte del patrimonio artístico, recibe dinero para su manutención, sin apenas contrapartidas, los horarios de visita a muchos museos e iglesias son testimoniales.
– La Iglesia Católica  intenta que se legisle en base a su doctrina
– El Estado pone a disposición de la Iglesia Católica la escuela pública para que imparta su asignatura confesional,
– La Conferencia Episcopal decide y aprueba el temario y los textos..
– Los alumnos que no dan religión, mientras esa clase se imparte, según la Conferencia Episcopal no pueden estudiar nada útil que pueda competir con la religión, luego tienen que hacer algo inútil, tampoco pueden irse a su casa, y los padres de estos niños no tienen derecho a decidir que hacen sus hijos
en este tiempo.
– Para impartir la asignatura sale una oferta de empleo público, dándose la irregularidad de que los profesores que va a contratar y pagar la Administración del Estado, los selecciona una entidad privada, la
Conferencia Episcopal, en base a su adscripción ideológica , si la Conferencia Episcopal decide prescindir de los servicios de un profesor, el Estado es el que despide y paga aceptando el criterio de la Conferencia Episcopal.
– ¿Que ocurriría si se plantearan clases de humanismo ateo en la escuela pública pagadas con dinero público, impartidas por profesores  seleccionados por organizaciones ateas en base a su ideología?, ¿y si se les pudiera despedir si se les encuentra oyendo misa?.
-Pregunto ¿Están las leyes civiles del Estado Español en los convenios con la Santa Sede supeditadas al Derecho Canónigo? .
Por favor, que nos dejen en paz y se ocupen de resolver sus propios problemas.
Carmen Echevarría Mayo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...