Sixto (EU-UP) defiende suprimir la exenciones fiscales a la Iglesia católica, el Estado laico y la libertad de conciencia

El cabeza de lista de EU-UP por Valencia al Congreso, Ricardo Sixto, ha defendido que en el nuevo texto constitucional, el Estado «debe declararse laico y garantizar la conciencia individual» y ha abogado por suprimir las exenciones fiscales a la Iglesia católica y otras confesiones.

Sixto ha propuesto hoy un Estado Laico, «como ocurre en la mayor parte de las democracias avanzadas del mundo» y ha indicado que es necesario eliminar cualquier tipo de privilegio o discriminación en el trato económico y fiscal para todas las entidades de carácter privado, sean religiosas o no, ha informado la formación en un comunicado.

Con ello, ha defendido «se busca asegurar el principio democrático de la igualdad de derechos ante la Ley y la separación de los ámbitos público y privado, así como la supresión, por parte del Estado, de todo tipo de financiación de la iglesia católica y de otras confesiones, incluidas las exenciones fiscales».

«Según los cálculos de Europa Laica, la Iglesia Católico percibe más de 9.500 millones de euros de forma directa o indirecta al año a través de los colegios, del personal sanitario, de las capellanías y esto es algo que no se puede permitir en un Estado democrático como España», ha asegurado Ricardo Sixto.

Por ello, su candidatura ve «primordial la anulación del Concordato de 1953 y de los Acuerdos concordatarios del Estado español con la Santa Sede de 1976 y 1979, además de aquellos que se han firmado con otras confesiones religiosas».

Igualmente, han abogado por «la derogación de la actual Ley de Libertad religiosa de 1980 y la elaboración de una «ley de Libertad de Conciencia» que proteja y garantice la libertad de pensamiento, conciencia y convicciones y su práctica, sin distinciones, ni privilegios».

En cuanto a la educación, ha defendido que debe ser laica como derecho universal, igual e integrador, dentro de un proyecto común de ciudadanía y por ello, considera que «la religión, en sus formas confesionales, no formará parte del currículo y del ámbito escolar».

«Ello con el fin de respetar los derechos de toda la comunidad educativa, sin discriminación ni privilegios, evitando todo tipo de segregación de los escolares por razones de ideas o creencias», ha apuntado.

Ha sostenido que «no se subvencionarán, en ningún caso, centros educativos con ideario propio, ya sea de carácter religioso o de otra naturaleza ideológica particular ya que la prioridad del Estado es la Escuela Pública».

También se ha referido a la necesidad de que se supriman los días festivos nacionales con carácter religioso que proceden de acuerdos con la Santa Sede porque, a su juicio, «choca un poco con el concepto de Estado Laico que promulga la Constitución mientras que en otros países con tradiciones religiosas similares a España la proporción de festividades religiosas no es tan abrumadora».

Ricardo Sixto también ha hablado de la eliminación de simbología religiosa, que no tenga un carácter histórico-artístico, de los ámbitos y edificios públicos.

«Eliminaremos cualquier tipo de simbología religiosa en los actos oficiales, así como en lugares y edificios de titularidad pública y en los que tengan tal condición, aunque sean gestionados por actores privados o estén sometidos al derecho privado», ha anunciado.

De la misma forma, ha manifestado que facilitarán y potenciarán desde el ámbito público «la celebración de ceremonias laicas para las personas que así lo deseen en momentos señalados de la vida como nacimientos, matrimonios o funerales».


 

Valencia Plaza

El candidato de EUPV-UP al Congreso de los Diputados, Ricardo Sixto, ha propuesto este lunes un Estado laico, «como ocurre en la mayor parte de las democracias avanzadas del mundo». Para conseguirlo, Sixto ha señalado que lo primero que hay que hacer es que en el «nuevo texto constitucional, fruto de un proceso constituyente, tal y como propone nuestra candidatura, el Estado debe declararse como laico y garantizar la libertad de conciencia individual».

En este sentido, el cabeza de lista al Congreso de los Diputados por la provincia de Valencia ha indicado que es necesario eliminar «cualquier tipo de privilegio o discriminación en el trato económico y fiscal para todas las entidades de carácter privado, sean religiosas o no, con el fin de asegurar el principio democrático de la igualdad de derechos ante la Ley y la separación de los ámbitos público y privado». En este sentido, ha pedido la supresión, por parte del Estado, de todo tipo de financiación de la iglesia católica y de otras confesiones, incluidas las exenciones fiscales.

«Según los cálculos de Europa Laica, la Iglesia Católico percibe más de 9.500 millones de euros de forma directa o indirecta al año a través de los colegios, del personal sanitario, de las capellanías, y esto es algo que no se puede permitir en un Estado democrático como España», ha asegurado Ricardo Sixto.

Por ello, considera «primordial» la anulación del Concordato de 1953 y de los Acuerdos concordatarios del Estado español con la Santa Sede de 1976 y 1979, además de aquellos que se han firmado con otras confesiones religiosas, así como la derogación de la actual Ley de Libertad religiosa de 1980.

Asimismo, ha planteado la elaboración de una Ley de Libertad de Conciencia que «proteja y garantice la libertad de pensamiento, conciencia y convicciones y su práctica, sin distinciones, ni privilegios».

En cuanto a la educación, el candidato de EUPV-UP ha defendido que debe ser laica como «derecho universal, igual e integrador, dentro de un proyecto común de ciudadanía». «En el sistema educativo la religión, en sus formas confesionales, no formará parte del currículo y del ámbito escolar», ha resaltado Sixto, quien ha manifestado que se debe «respetar los derechos de toda la comunidad educativa, sin discriminación ni privilegios, evitando todo tipo de segregación de los escolares por razones de ideas o creencias»

«No se subvencionarán, en ningún caso, centros educativos con ideario propio, ya sea de carácter religioso o de otra naturaleza ideológica particular ya que la prioridad del Estado es la Escuela Pública», ha señalado.

Fiestas nacionales laicas

Por otra parte, el cabeza de lista de la coalición de izquierdas también ha planteado que se supriman los días festivos nacionales con carácter religioso que proceden de acuerdos con la Santa Sede.

«Consideramos que esto choca un poco con el concepto de Estado Laico que promulga la Constitución mientras que en otros países con tradiciones religiosas similares a España la proporción de festividades religiosas no es tan abrumadora», ha explicado.

Por último, Ricardo Sixto se ha referido a la eliminación de simbología religiosa, que no tenga un carácter histórico-artístico, de los ámbitos y edificios públicos.

«Eliminaremos cualquier tipo de simbología religiosa en los actos oficiales, así como en lugares y edificios de titularidad pública y en aquéllos que tengan tal condición, aunque sean gestionados por actores privados o estén sometidos al derecho privado y, asimismo, facilitaremos y potenciaremos desde el ámbito público la celebración de ceremonias laicas para las personas que así lo deseen en momentos señalados de la vida como nacimientos, matrimonios o funerales», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...