Sinvergüenzas e imbéciles, el yin y el yang del sistema

De dictaduras a democracias en un pis pas de golpe de Estado. Por eso votamos a nuestros líderes, porque liberan a los oprimidos

Hay noticias que tienes que leer dos veces y no se te van de la cabeza: el presidente de Afganistán indultará a una joven, condenada a doce años por haber cometido adulterio al ser violada, si se casa con su violador. Gulnaz, que fue encarcelada tras denunciar que el marido de una prima la había violado, tuvo una niña en la cárcel.

El presidente del Afganistán liberado se llama Hamid Karzai, al que apoya Occidente, o sea, las gentes del mundo libre, para liberar a los afganos del régimen fundamentalista de los talibanes (que, a pesar de ser en un inicio anticomunistas y luchadores de la libertad durante los catorce años que duró la guerra, después de expulsar al gobierno pro-soviético se habían vuelto malos).

Después, EEUU y la ONU instauraron la democracia y, a través de unas elecciones, lo pusieron de presidente. Todo un logro. Aún recuerdo a más de uno defender la intervención en Afganistán: «algo hay que hacer», «fíjate en lo del burka». Ahora Washington mediante oleoductos y gasoductos puede dirigir las corrientes de combustible, procedentes de Azerbaiyán, Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán, hacia sus aliados en el área sin pasar por Rusia ni Irán.

En Libia también fue necesaria la intervención de la OTAN y la ONU para pasar de la Yamahiriya (gobierno de las masas) instaurado por el difunto Muamar al Gadafi a un estado «democrático, constitucional e islámico» (sic), en el que la sharía (ley islámica) sea la fuente del derecho. Nada tan plural como el monoteísmo, fuente de toda democracia seria, y qué mejor juez que Dios, que todo lo ve y todo lo sabe.

En otro orden de cosas y de manera aleatoria, Francia, EEUU y los demás gobiernos amigos de los rebeldes libertarios han conseguido garantía de contratos de petróleo muy ventajosos con el nuevo gobierno islámico y democrático. «Algo había que hacer». La democracia se extiende en el mundo sin solución de continuidad y las indultadas Gulnaz que lo habitan no caben de gozo.

Si bajo los burkas y velos pudiésemos ver sus rostros no veríamos sino alegría y agradecimiento hacia quien las ha trasladado de súbditas a ciudadanas gracias a la transición en sus países. Antes, bajo las ropas que ocultan rostros y cuerpos, había desesperación y tristeza. De dictaduras a democracias en un pis pas de golpe de Estado. Por eso votamos a nuestros líderes, porque liberan a los oprimidos.

A los que viven de un jornal o una pensión y propiciaron mediante su voto que Mariano fuese presidente, les deseo toda suerte de parabienes y disfrute de su política. A los jubilados, lograrán independencia gracias a la derogación de las leyes de dependencia. Cuando los pañales no los cubra la Seguridad Social nada mejor que una tela de saco. Además de poderse usar infinidad de veces, activa la irrigación sanguínea. Y en vez de medicamentos llenos de contraindicaciones, unos bonitos rosarios.

A los del jornal, flexibilidad y mucha movilidad. Si van al paro, háganse emprendedores que es como los quiere Mariano.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...