Sin Estado laico no hay democracia

Se exponen argumentos sobre la religión y la educación en la mesa redonda «Defensa del Estado laico y Reforma a los artículos 24, 40 y 130»

No se debe imponer la religión desde la educación básica, pues sin el Estado laico no puede haber democracia, son algunos de los argumentos puestos en la mesa redonda "Defensa del estado laico y reforma de los artículos 24, 40 y 130", realizada la tarde de este sábado en la librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura Económica.
 
Pascual de Anda Cárdenas, gran maestro masón grado 33, fue el primero en tomar la palabra para hacer un recuento de la llegada del Estado laico a México, "a través de textos que hacen obligatoria la religión católica". Así, dio un repaso a través de la historia con fechas como 1855, con el triunfo de la Revolución de Ayutla, "cuando se emitió una serie de leyes que quitaron poder a las agrupaciones religiosas"; luego en el debate de 1916-1917, "cuando emerge el Artículo 130 con tintes liberalistas": "Una verdad sin contexto es una mentira", argumenta el masón, y sigue con 1992, en la etapa de Salinas de Gortari, "con la instauración del reconocimiento jurídico de las iglesias pero una separación del Estado". Recuerda y señala una serie de prohibiciones en materia política como en 1926, con Plutarco Elías Calles y la Cristiada, y nuevamente en 1992, con la reforma a los artículos 3, 5, 24, 27 y 130. "Muchos mexicanos no profesan la religión católica; pagan impuestos y tienen los mismos derechos (…) el Estado no prohíbe las religiones ni las protege, pero promueve el derecho de profesar la que se desee".
 
El pastor Héctor Hernández Peyro señala que la religión católica "es impuesta desde la primaria. Eres católico o te mueres". Para Hernández Peyro, "la política y la religión tienen el mismo principio: manipular a la gente, es lo que les da poder. Se basa en promesas falsas".
 
Luis Ricardo Zamora, ministro de culto cristiano de la Iglesia del Dios Santísimo (evangélica), subraya recodando a Benito Juárez, que debe constituirse "un Estado que no imponga una religión a los niños en las primarias". Aboga por "respetar unos a otros, pues no se deben cometer los errores de los religiosos en la antigüedad. No se puede creer por imposición".
 
Por su parte, Jaime Tamayo Rodríguez, investigador en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara (UdeG), resalta que "basta el voto de Dios para que se incline la balanza electoral", por lo que "Dios debe quedar fuera de la vida política y electoral en el Estado. El Estado no es para hacer campañas antirreligiosas pero tampoco para apoyar a una religión". Y señala que "es fundamental hacer vigente la visión del estado moderno (…) sin el Estado laico no puede haber democracia".

libreria FCE

Archivos de imagen relacionados

  • libreria FCE
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...