¡Sin condones!

Los matrimonios heterosexuales, al igual que el parto por césarea, junto con la medicación con antigripales frente a un cuadro de gripe son antinaturales y atentan toda moral de una comunidad respetada.

Sí, efectivamente el primer párrafo fue irónico. Pero es el único método que encuentro para contrarrestar el duro golpe que se le hizo esta semana al Estado laico en Paraguay, por parte de las autoridades de los poderes constitucionales.

La declaración de Benedicto XVI, asegurando que las uniones civiles de personas del mismo sexo, el aborto, la eutanasia y la experimentación genética van contra la ley natural y atentan la dignidad humana, quedan cortas luego de las acciones bochornosas y despreciales de algunos políticos en el país sudamericano.

Aunque el miércoles 16 se realizó un estupendo debate (con Enrique Vargas Peña, Daniel Duarte y Néstor Paredes) sobre la separación de Estado y religión aquí en ABC Color, el día siguiente se dio una estocada a la legislación. El Senado aprobó, por amplia mayoría, una declaración conservadora y altamente peligrosa para leyes objetivas en el futuro.

La propuesta “Que declara y exhorta a ambas Cámaras del Congreso Nacional a rechazar los proyectos de Ley que incluyen artículos que atentan contra la vida, la familia y violentan principios y doctrinas elementales de la fe cristiana”, fue aprobada luego de una primera postergación en la Cámara Alta. La única modificación que tuvo fue que en vez de "fe cristiana", se resuma en "dignidad humana", sin entrar en definiciones intelectualmente honestas o aproximadas de lo que significa "dignidad".

En esta declaración, del senador oviedista Roger Caballero, se menciona: sobre el proyecto de ley de salud sexual y reproductiva (que difundiría conocimientos sobre la salud sexual de las personas, además de la donación de preservativos, etc.) “este tipo de leyes conllevan a un cambio radical de paradigmas en relación a la familia, la identidad sexual y la educación de los hijos; si se llegara a aprobar esta ley y otras con idénticos propósitos, sufriremos consecuencias nefastas, irreversibles y sumamente dañinas para la familia, la niñez querida de nuestra patria y daríamos relevancia a los desvalores sociales y culturales, como ser: el relativismo moral, el libertinaje sexual, la aceptación del aborto, la alteración del concepto de familia y los educadores, menosprecio de la vida y fortalecimiento de la cultura de la muerte, que se contraponen totalmente a los principios que, si no se les quiere llamar cristiano, se los puede llamar éticos y morales que nos han mantenido a lo largo de nuestra historia como pueblo y sociedad independiente”.

Seguramente al leer esto, no podemos demostrar menos que asquerosidad, ya que a este primitivo personaje le pagamos sueldos, viáticos y viajes. Pero hay que leer más su mamotreto fascista: “Tales estilos y prácticas, traerían además serias consecuencias para la salud física y moral de la población, evidenciando la verdadera intención de estas leyes, como ser: implantación de un nuevo sistema de valores (que serían antivalores) que exaltan el derecho individual como valor absoluto, la búsqueda de placer sustentado en un enfoque hedonista de la vida y el desprecio hacia los valores y creencias religiosas de nuestra sociedad”.

No sé si a esta altura queda algún oviedista inteligente, pero esto me da la pauta que los parlamentarios del Partido Unace se parecen a todos los seguidores del comunismo que creen que el individuo debe ser conducido por un mente privilegiada (dios [cristiano, musulmán, guaraní, del spaghetti, entre otros] el dictador, el rey, etc.) y que no puede disponer de una libertad absoluta.

Este proyecto fue aprobado impunemente el jueves pasado por la Cámara de la Verguenza.

Pero hay más, el viernes 18, y en el marco de una brillante investigación sobre los malos manejos administrativos de Itaipú con la gerenciación de los azules, los respetados periodistas Mabel Rehnfeldt y Ramón Casco Carreras, evidenciaron un nuevo modo de socavar el Estado Laico y beneficiar a los amigos al mismo tiempo.

Y es que con la dirección de Mateo Balmelli, que de liberal sólo tiene el nombre, se creó una especie de asesoría espiritual, para que los funcionarios, decenas de ellos planilleros, “no se sientan vacíos”. Lo peor es que a un "juego de 3 sacerdotes", se les destina más de 132 millones de guaraníes mensualmente. Y la cereza del despelote es que son amigos de Lugo, ¿alguna diferencia con los colorados?

Por último: también el viernes, se ordenó a un capellán evangélico para las desvalorizadas Fuerzas Armadas de la Nación, con sueldo pagado por todos los ciudadanos. Así es. Esto en respuesta a la represalia que había sufrido un efectivo militar protestante por negarse a participar de un oficio católico hace unos meses.

Estoy podrido de poner el artículo N° 24 de la Constitución Nacional, pero en vista que hace falta que lo recuerde para aquellos que no lo aceptan, transcribo la primera frase: “Quedan reconocidas la libertad religiosa, la de culto y la ideológica, sin más limitaciones que las establecidas en esta Constitución y en la ley. Ninguna confesión tendrá carácter oficial”.

La separación entre el Estado paraguayo y cualquier religión es constitucional. ¿Cuándo lo aprenderán?

A puertas de la Navidad del Sr. Horus y de Mitra (grandes personajes de la mitología clásica, al igual que otros), pregunto ¿cuánta plata podemos destinar a un curso de evolucionismo para tontos, neurociencia para analfabetos, filosofía clásica para estólidos y política de minorías para fascistas reprimidos?

¿Alguien se anima a pagar esto por los senadores que le temen a los condones? ¿O a comprarles los preservativos? ¿Hacemos una campaña para regalárselos? Porque de algo sí estoy seguro, como dice la frase de la imagen, la ignorancia no debe reproducirse.

Archivos de imagen relacionados

  • Condones
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...