Símbolos religiosos en un colegio de Valladolid denunciados por «Escuela Laica»

Guisasola pide tolerancia a los que rechazan crucifijos en un colegio. La asociación Escuela Laica reclama que se retiren estos símbolos de un centro vallisoletano

La reclamación se inició hace meses y recibió un informe favorable del Procurador del Común

El consejero de Educación, Francisco Javier Álvarez Guisasola, afirmó ayer que los alumnos que pidieron la retirada de crucifijos del colegio vallisoletano Macías Picavea, «deberían ser más tolerantes». Guisasola explicó que si el Consejo Escolar del centro, que es el que rige la convivencia del mismo, ha decidido dejarlos, hay que respetar esa decisión, añadió.

En este sentido, el consejero de Educación matizó que en los centros escolares de nueva creación no se introducen ni se contemplan símbolos de este tipo, pero que es algo distinto si ya están en el colegio. Aún así, Francisco Álvarez Guisasola se mostró de acuerdo en retirarlos si el centro así lo decide, según informó Ical.

El consejero explicó que un crucifijo, como cualquier símbolo religioso, tiene distintas interpretaciones y que el simbolismo es individual. Por tanto, continuó, lo que para un católico es símbolo de veneración, para un no católico puede ser desde «una obra de arte», si tiene sensibilidad -especificó-, hasta un motivo ornamental.

Igual que una estatua de Buda

Incidiendo en este aspecto, Guisasola aseguró que muchas personas pueden tener una estatua «muy bonita» de Buda y sin embargo no adorarla. La asociación cultural Escuela Laica es quien lucha por la retirada de los crucifijos y no descartan llegar a los tribunales, después de que Educación rechazara sus propuestas.

Ante esta decisión, el consejero de Educación contestó, que no es la primera vez que ocurren casos similares en la comunidad y que lo considera legítimo.

La asociación cultural Escuela laica anunció recientemente su intención de acudir a los tribunales, en concreto al Juzgado de lo Contencioso-Administrativo, si la Junta de Castilla y León rechaza finalmente el recurso de alzada interpuesto el pasado día 20 de enero para reclamar la retirada de los crucifijos de las aulas de Primaria del colegio público Macías Picavea de la capital vallisoletana.

Un largo recorrido

Ya en primera instancia, la Dirección Provincial de Educación de Valladolid denegó esta petición.

Anteriormente a la reclamación de Escuela Laica, la petición de retirar los crucifijos existentes en este centro escolar había partido de los padres de dos alumnos, quienes recibieron la negativa del Consejo Escolar del centro durante el pasado mes de octubre.

Por otro lado, el propio Procurador del Común de Castilla y León había determinado con anterioridad «que deben quitarse los símbolos siempre que haya una sola petición de un padre».

—————————————————

La Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid se dirige a su medio de comunicación para, en derecho a réplica, puntualizar las manifestaciones vertidas por el Consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, en las que tilda de intolerantes a las familias que han solicitado la retirada de los símbolos religiosos del Colegio Público Macías Picavea de Valladolid.

Ante las manifestaciones realizadas por el consejero de Educación y Cultura de la Junta de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola, a todos los medios de comunicación “invitando a la tolerancia” a las familias que han solicitado la retirada de símbolos religiosos del Colegio Público Macías Picavea de Valladolid, la Asociación Cultural Escuela Laica desea puntualizar lo siguiente:

1.      Esta Asociación, que ha asumido el caso de dichas familias, no desea agrandar artificialmente la polémica creada con este caso, por lo que no responderá por sistema a cualquier opinión que legítimamente pueda manifestarse al respecto (cualquier opinión gozará de nuestro sincero respeto). Sin embargo sí queremos y debemos salir al paso de acusaciones, y más si provienen de un cargo administrativo relevante.

2.      El Sr. Consejero nos acusa de intolerantes. La mayor intolerancia es imponer un símbolo a quien no lo desea. Nosotros, mucho  más respetuosos, no pretendemos imponer ningún símbolo a nadie.

3.      Las creencias son individuales, no colectivas. Tratar de imponerlas a una colectividad, aún aludiendo a mayorías, es propio de actitudes dictatoriales. Le invitamos, por tanto, a no llevar a cabo esta imposición.

4.      Si un centro educativo público se puede definir como católico por serlo la mayoría de sus miembros, como ha manifestado el Sr. Consejero y también otros representantes de su departamento en algún medio de comunicación, estaríamos estableciendo un ideario para ese centro, algo que es totalmente ilegal.

5.      Los símbolos presentes lo son de una confesión determinada, por lo que convierten a ese centro en confesional, lo que también es ilegal.

6.      La palabras del Sr. Consejero considerando a esos símbolos como un simple adorno, o parte del equipamento como también lo ha definido un miembro de su departamento, son ofensivas para los propios católicos, ya que están despojando a esos símbolos de su significado. Debido a que todo el mundo tiene conciencia de que los símbolos poseen un significado, el mayor respeto que se le puede tener es no reducirle a la categoría de simple adorno o equipamento y también no  imponerlo. Ya sabe que a todo lo que se impone se le termina por perder el respeto.

7.      Una y otra vez alude el Sr. Consejero a la autonomía organizativa de los centros. Creemos que a alguien que ostenta su cargo no debería ser necesario recordarle que el Reglamento Orgánico de los Centros no contempla esas competencias para los Consejos Escolares, que ese órgano no puede tomar decisiones que vulneren leyes o derechos, y que existen sentencias judiciales que así lo indican.

ASOCIACIÓN CULTURAL ESCUELA LAICA DE VALLADOLID

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...