Siero (Asturias) celebra su primer bautizo civil con la bienvenida de la niña Ayalga García

Los padres de la pequeña, vecinos del Alto de la Madera apuestan porque sea «la niña quien decida cómo quiere vivir»

La niña Ayalga García ha pasado a la historia de Siero al convertirse en la primera que ha recibido la Carta de Bienvenida Ciudadana o lo que se conoce comúnmente como bautizo civil en Siero. La protagonista, que el próximo martes cumplirá un año nació por motivos laborales del padres en Úbeda y el acto estuvo acompañada de su familia y durante la ceremonia estuvo en brazos de sus padres, el gijonés Isaac García y la leonesa Mariela Ibán , residentes en el Alto de la Madera.

El acto se celebró en el palacio Marqués de Santa Cruz de Marcenado en el salón de recepciones y el encargado de oficiarlo fue el alcalde, Ángel García.

El regidor resaltó al comienzo de la ceremonia que «se trata de un ejemplo de que la sociedad está cambiando y tiene que ser sin sobresaltos. Se trata de dar la bienvenida a un vecino más». García aseguró que además de compartir la alegría con la familia, como Ayuntamiento «asumimos las responsabilidad colectiva para que los niños que representan nuestro futuro encuentren en este municipio, un lugar de tolerancia, de variada oferta educativa y formativa, de desarrollo y sobretodo de libertad».

Mientras García continuaba con el acto, la niña en el brazo de su madre, observaba todo y de vez en cuando se hacía notar en la sala. Tras las palabras del alcalde, fue el turno del tío de Ayalga que en un emotivo discurso le pedió que fuera «una mujer libre» y que viviera «con valentía». «La valentía es el primer paso para cambiar el mundo que dejamos para la conquista del éxito y la libertad». También resaltó que «conceptos como bandera, patria o religión poco tienen que ver con los seres humanos y nos separan más que nos unen».

La madre, Mariela Ibán explicó que Ayalga en la mitología asturiana son las xanas que custodian los tesoros. Ibán aseguró que la llegada de la pequeña supuso «una cascada de felicidad y el soplo de aire fresco lo convirtió en un torbellino».

Tras la firma de la Carta de Bienvenida, los progenitores de Ayalga decidieron celebrar este tipo de bautizo porque «será la niña la que deba decidir cómo quiere vivir y desarrollarse como persona». Esta ceremonia que «normalmente se hace coincidir con el año», se celebra también en un momento en el que «tras estar fuera queríamos que la bienvenida fuera aquí, en su tierra».

Con este acto, Siero se une a concejos como Mieres o Avilés que ya han celebrado este tipo de ceremonias en el Principado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...