Si piensas en un asno, ¿nace un ayatolá?

“Si un hombre piensa en otra mientras deja embarazada a su mujer, su hijo será homosexual. Las mujeres que llevan mal puesto el hiyab provocan la homosexualidad en los hombres”. Estas palabras tan locas locas no se pronunciaron hace décadas. Tampoco son fruto de los mejores chistes del último Club de la Comedia de Irán, algo imposible en un país en el que ver Los Simpson está prohibido.

Este perturbado razonamiento es cosecha de Hossein Dehnavi, un afamado ayatolá premiado por el Ministerio de Salud por presentar el mejor programa de televisión “sanitario” de Irán.

Casado hace 30 años con alguna afortunada, este genio de las relaciones de pareja se sienta en un sillón con su cuaderno frente a una mesita, se ajusta el micro a modo de cantautor y empieza a soltar chorradas que aquí nos hacen mucha gracia y que allí le han llevado a ser una celebrity, y no precisamente del humor. El público, incluidas las mujeres, paga por escucharle.

Según ha publicado esta semana Gay Star News, en el más reputado programa sanitario de Irán las mujeres reciben consejos como estos: accede a tener sexo con tu marido “siempre” que él te lo pida, aunque es preferible que no lo hagáis más de una o dos veces por semana no vaya a ser que tu esposo “se sature”. Si tienes la piel blanca, ponte ropa interior negra. Si la tienes oscura deberías llevarla blanca para que tu marido la vea mejor. Consejo de ayatolá.

Por cierto, hombre iraní, si tu mujer tiene la desgracia de estar mejor educada o de ser independiente de ti económicamente, ojo porque dañará tu autoridad. Así que ya sabéis.

El régimen iraní es capaz de condenar a prisión y 91 latigazos a seis jóvenes por bailar Happy de Pharrell Williams y de perseguir a los homosexuales hasta llegar a matarles. Un hombre que no esté casado recibirá 100 latigazos si sodomiza a otro. Pero si es sodomizado el pecado debe de ser mucho peor, pues puede afrontar la pena de muerte. Las lesbianas recibirán 100 latigazos por serlo pero, si las pillan varias veces, a la cuarta recibirán la pena capital. Todos estos detalles darían para hacer reveladores psicoanálisis a los autores de estas leyes.

Ya nos ha quedado claro que en Irán, pensar en otra mientras tienes sexo con tu mujer puede tener como resultado un hijo gay. Pero, si el padre piensa en un asno durante la concepción, ¿le sale un ayatolá?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...