Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

“Si no se abona la cuota, el niño no puede ir a las clases”: así excluye una parte de la concertada a sus alumnos

El 87% de los colegios concertados cobra una cuota base a las familias, siendo obligatoria en el 77% de los centros, según el último Estudio de Precios de Colegios Concertados. Las cuotas que se piden llegan hasta los 930 euros.

El 87% de los 338 colegios investigados en el último Estudio de Precios de Colegios Concertados cobra una cuota base a las familias, siendo obligatoria en el 77% de los centros, contraviniendo así el derecho a la gratuidad de las enseñanzas obligatorias sostenidas con fondos públicos. Catalunya y la Comunidad de Madrid tiene las cuotas base mensuales más elevadas, con medias de 202 euros y 133 euros, respectivamente. La cuota máxima que se ha identificado llega a los 930 euros en el colegio St. Paul’s (Barcelona). Además, el 15% de los centros recurre a la exclusión de sus alumnos para obligar a las familias a abonar las cuotas.

La Confederación Española de Asociaciones de padres y madres del alumnado (CEAPA), la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE) y la consultora Garlic B2b, han presentado este miércoles el informe de cuotas y tarifas de colegios concertados para el curso 2021-2022. Es ya la sexta edición de este estudio y, como en los años previos, refleja la exigencia de pagos mensuales por buena parte de los colegios. Para la recogida de datos se ha utilizado la metodología mystery shopper:  la consultora ha simulado que quiere inscribir a niños en el segundo ciclo de infantil en los meses de marzo a junio. Se ha consultado a 338 centros de siete comunidades autónomas: Catalunya, Madrid, Euskadi, Comunitat Valenciana, Aragón, Galicia y Andalucía.

Uno de los mayores problemas es la falta de transparencia con las familias ya que un 45% de estos centros ni siquiera entrega hoja de precios o algún documento que especifique las cuantías de las cuotas pese a que se solicite. Además, en el informe se ha detectado que familias de determinados centros tienen que sumar el desembolso de otro tipo de servicios y actividades, llegando a superar en algunos casos los 3.000 euros de anuales de inversión.

Al menos en el 15% de los centros concertados se ha detectado que recurren a la “discriminación” de los alumnos ya que el impago de las cuotas implica que el menor no asista a actividades. Estas prácticas son más elevadas en la Comunidad de Madrid (33%) y en la Comunitat Valenciana (28%). “En estos casos, las familias tendrían que hacerse cargo del niño en las horas en las que se organizan las actividades o quedan en otros espacios del colegio con o sin supervisión”, argumentan en el informe.Las tretas de la concertada para obligar a las familias a pagar: “El niño no podría estar en el centro porque no tendría vigilancia”

En el documento se especifican varios casos. En el St. Paul’s (Barcelona), que tiene la cuota de 930 euros, el centro sostiene sobre el impago: “No se puede decir que es obligatoria, pero todo el mundo la paga. Sin esta aportación el St. Paul´s no sería lo que es. Todo lo que se ofrece tiene un coste”. En otros centros como el de Amor Misericordioso (Euskadi) directamente se dice que la cuota “es obligatoria” y que “en todos los colegios se cobra”. Mientras que en el Betania -Patmos (Catalunya) se indica que “si no se paga, el niño no puede asistir a las clases” y en el León XIII (Andalucía) que el menor “no podría estar en el centro porque no tendría vigilancia”.

De hecho, la presidenta de CEAPA, Leticia Cardenal, ha criticado que hay centros que usan subterfugios como poner las actividades complementarias en medio de la mañana para que a las familias no les quede otra opción que pagar. Además, aunque el informe no ha estudiado esto, Cardenal asegura que reciben llamadas de las familias por cuotas extra que les piden en los centros de 50 o 70 euros por las medidas anticovid como comprar geles hidroalcohólicos o desinfectar. “Han aprovechado la pandemia también para incrementar sus ingresos”, lamenta.

Falta de transparencia y rendición de cuentas

Elena Cid, directora general de CICAE, ha denunciado que con “la excusa de la infrafinanciación” estos centros recurren a una variedad de “prácticas irregulares”. El problema empieza con la transparencia y con las dificultades que sufren las familias para saber de verdad el dinero que tendrán que abonar y las condiciones en la que estará el alumnado si no se pagan las cuotas que se piden.”No queremos que los colegios concertados sean entidades de ánimo de lucro”

La consultora especializada en estudios de mercado Garlic ha explicado en rueda de prensa la metodología del estudio, así como los resultados. Antes de la recogida de datos, se ha realizado este año un Estudio de Transparencia, que consistió en una  solicitud directa de precios a los colegios en la Comunidad de Madrid. 

La respuesta fue prácticamente inexistente a la primera petición formal: solo respondió un colegio de los 454 consultados. Ante la segunda consulta, la respuesta fue mayor pero aún muy escasa: el 45% de los centros no entregó ninguna hoja de precios y un 13% de los que entregaron hoja lo hicieron sin la información de la cuota base y un 11% lo hacen sin el membrete del colegio o sin identificar. Además, el 42% no planteó los precios de manera voluntaria y espontánea en las entrevistas con las familias.

Pero, además, critica que haya centros que reciban “cantidades millonarias” derivadas de las cuentas públicas y no tengan que rendir cuentas. “Se necesita mucha más transparencia. No queremos que los colegios concertados sean entidades de ánimo de lucro y que la educación concertada, que es fundamental, se desvirtúe”, ha explicado durante la rueda de prensa de presentación del informe.

Tanto Cid como Cardenal esperan que la nueva Ley de Educación, la LOMLOE, cambie el panorama ya que se reconocen aspectos fundamentales como que las actividades complementarias de carácter permanentes no se pueden realizar en horario escolar y así se garantice la voluntariedad de la asistencia, aunque no parece que en este año ya vaya a ayudar a las familias a enfrentar este problema.

Total
16
Shares
Artículos relacionados
Total
16
Share